Publicado: 21.12.2013 10:47 |Actualizado: 21.12.2013 10:47

Los hijos de tres ministros turcos, detenidos por soborno

Erdogan califica el dispositivo policial, en el que también ha sido arrestado el director del banco estatal, como una "operación sucia" contra su Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía turca ha detenido en Estambul y Ankara a varias personas por su supuesta implicación en una red de sobornos y fraudes en contratos públicos, incluidos los hijos de los ministros de Interior, Economía y Planificación Urbanística.  Baris Güler, hijo de ministro del Interior, Muammer Güler; Salí Kaan Çaglayan, hijo del titular de Economía, Zafer Çaglayan; y Abdulá Oguz Bayraktar, hijo del ministro de Planificación Urbanística, Erdogan Bayraktar, han sido arrestados por cargos de soborno.

Entre los arrestados figuran otras personalidades como el magnate de la construcción Alí Agaoglu, el director general del banco público Halkbank, Süleyman Aslan, el empresario azerí Reza Zarrab, el alcalde del distrito de Fatih (Estambul), Mustafá Demir, y varios altos cargos de los Ministerios de Economía y de Medio Ambiente.

Un total de 16 personas, incluidos los hijos de los ministros, han sido ya acusados formalmente de cargos de corrupción en el marco de la operación policial contra una red de fraudes y sobornos en contratos públicos que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ha definido como una "operación sucia" contra su Ejecutivo.

Baris Guler, el hijo del ministro del Interior, y Kaan Caglayan, hijo del titular de Economía, Mehmet Zafer Caglayan, han sido arrestados y acusados de cargos relacionados con corrupción, según ha informado la cadena de televisión CNN Türk.

La operación policial, de una envergadura sin precedentes por el número de arrestados, comenzó esta semana con el arresto de decenas de personas próximas al Gobierno. En la actualidad, la investigación mantiene detenidas a 24 personas a la espera de juicio por corrupción.

El tribunal encargado del caso ha ordenado este sábado la liberación de 33 personas, incluido el alcalde del distrito Fatih de Estambul, Mustafa Demir, y el hijo del ministro de Planificación Urbanística.

Desde el inicio de la operación, el Gobierno turco ha cesado a decenas de mandos policiales, a los que ha acusado de abuso de poder por haber ocultado la investigación a sus superiores políticos.