Público
Público

Hillary Clinton quiere pasarse al Banco Mundial

La secretaria de Estado de EEUU pretende dirigir la organización monetaria el año que viene, una vez abandone su actual cargo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, pretende dejar su puesto en la Casa Blanca el próximo año para pasar a dirigir el Banco Mundial.

Según informa Reuters, que cita fuentes familiarizadas, Clinton ha estado conversando con la Casa Blanca con vistas a dar este paso.

Y, según Reuters, los que la conocen dicen que lo tiene muy claro: 'Hillary Clinton quiere el trabajo'.

Y en realidad todos los movimientos cuadran. La exprimera dama ha venido diciendo en varias ocasiones que no quiere estar más de cuatro años (el primer mandato de Obama) en la secretaría de Estado.

Por otro lado, ha expresado su intención de que el hasta el momento director del Banco Mundial, Robert Zoellick, abandone su cargo pasados cuatro años, justo el año que viene.

Esta filtración y estos movimientos no son casuales

En la Casa Blanca también existe esa intención, según sostienen fuenets conocedoras de las conversaciones, pero lo que Obama aún no tiene claro es si es Hillary Clinto la persona adecuada para dirigirlo.

Como cuenta Reuters, esta filtración y estos movimientos no son casuales. En estos momentos también se debate quién sustituirá a Strauss-Kahn en el FMI, y Estados Unidos puede jugar un papel determinante en esta elección.

El FMI siempre ha estado en manos de un europeo, mientras que el Banco Mundial siempre en manos de un estadounidense.

La Casa Blanca ha negado poco después estas informaciones, que ha tildado de 'absolutamente falsas', informa Efe.

'No lo aceptaría ni aunque se lo ofreciesen'

'La información es incorrecta', dijo el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney en una breve declaración a los medios.

Philippe Reines, un portavoz del Departamento de Estado que acompaña a Clinton en su gira por Oriente Medio, calificó la historia de 'completamente falsa'.

Reines indicó que la responsable de la política exterior estadounidense 'no ha expresado ningún interés en el trabajo' y 'no lo aceptaría ni aunque se lo ofreciesen'.