Público
Público

Histórico debate entre los cinco opositores a Chávez

Capriles, gobernador de Miranda, se impone a sus rivales mientras que Leopoldo López fracasa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Periodistas y politólogos repasaron hemerotecas y libros. Nadie recordaba la fecha del último debate. Parecía que buscaban una especie en extinción. Hasta que alguien encontró imágenes de otro siglo: Lusinchi contra Caldera en 1983. Desde entonces, Venezuela se fue acostumbrando a los monólogos.

Hasta el lunes. Gracias a la iniciativa de los colectivos de estudiantes, la Universidad Católica Andrés Bello, una de las más elitistas de Caracas, abrió sus puertas a los cinco precandidatos opositores. Los cinco competirán el 12 de febrero en unas elecciones primarias, abiertas a todo el país, para convertirse en el líder que se enfrente a Hugo Chávez.

Ochenta minutos de breves alocuciones sobre seguridad, empleo y educación sin crítica a los rivales. Mucha mano de seda alguna de ellas muy temblorosa y un ganador según las encuestas: Henrique Capriles, gobernador de Miranda, quien también encabeza los sondeos del 12-F.

'He sido el gobernador de la educación y voy a ser el presidente de la educación', clamó Capriles, que cuenta con el apoyo de varios partidos izquierdistas, antiguos aliados de Chávez. Capriles midió sus palabras y fungió como hombre de Estado. Batió ampliamente al otro favorito, Pablo Pérez, gobernador de Zulia, apoyado por los viejos partidos de la IV República. Su alegato final pareció una versión familiar de la niña de Rajoy.

El otro ganador, gracias a su discurso radical, fue Diego Arria, que arrancó la mayor ovación: 'Presentaré en La Haya una acusación contra Chávez por crímenes contra tanta gente buena'. Arria, viejo líder de Acción Democrática, ejerció de francotirador. No tiene ninguna opción, pero robó espació a la única mujer, María Corina Machado, también muy dura. La precandidata presentó hoy una denuncia tras ser tiroteada en el barrio 23 de Enero, bastión chavista.

Quien se la jugaba, y fracasó, fue Leopoldo López. Necesitaba recuperar el poder de la palabra, pero no lo consiguió. Las dudas que persisten sobre si dejarían gobernar al exalcalde de Chacao (está inhabilitado) empañan su campaña.

El rival de todos ellos también habló. Y lo hizo encadenándose (emisión obligada para todos los canales), cuando los opositores sólo fueron seguidos en Caracas y Valencia, además del cable e internet. 'Ellos son jinetes del Apocalipsis', les bautizó. 'Más nunca me van a sacar del Gobierno. ¡Ahora no me voy en 2021, sino en 2031!', dijo Chávez, que busca su tercera reelección.