Público
Público

Holanda, culpable de tres muertes durante la matanza de Srebrenica

Un tribunal de La Haya dicta que los cascos azules holandeses no protegieron a las víctimas de las tropas serbias en julio de 1995

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varios de los responsables de la matanza de Srebrenica en 1995 , donde murieron 8.000 hombres y niños musulmanes y bosnios, se sientan en el banquillo de los acusados del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia. Dos de los más importantes afrontan con malas maneras un juicio que tratan de boicotear: Radovan Karadzic, el jefe político de la operación, y Ratko
Mladic, su ejecutor militar, que el lunes fue expulsado de la vista por negarse a gritos a escuchar los cargos contra él.

Si a ellos se le imputa la matanza, a los Países Bajos puede pedírsele explicaciones por haberla permitido, según se recoge en un fallo histórico de otro tribunal de La Haya, perteneciente a la jurisdicción holandesa. 'El Estado de los Países Bajos es responsable por la muerte de tres hombres musulmanes tras la caída de Srebrenica', dice la sentencia del tribunal de apelación.

A él habían recurrido la familia de un electricista y un intérprete, ambos empleados por el batallón holandés bajo mando de la ONU que tenía la obligación de defender la ciudad. El primero, Rizo Mustafic, pereció en la masacre al ser entregado a las fuerzas de Mladic por los cascos azules holandeses. El intérprete, Hasan Nuhanovic, perdió así a su padre y a su hermano.Cuando Srebrenica cayó en manos de las tropas serbias dirigidas por Mladic, el 11 de julio de 1995, alrededor de 20.000 vecinos buscaron refugio en las instalaciones del batallón holandés, compuesto por 600 efectivos, la mitad de ellos soldados.

Unos 5.000 personas fueron aceptados, pero entregados en los días siguientes a las fuerzas de Mladic, que gozaban de superioridad militar y convencieron a los cascos azules de sus buenas intenciones. Unos 8.000 hombres y jóvenes bosnios perecieron, y los familiares de los que estando a cubierto fueron enviados a la masacre exigen reparación en los juzgados de Holanda, donde la actuación de sus tropas es motivo de escarnio.

Las ramificaciones llegan hasta el Gobierno, ya que la sentencia admitió que, pese a que el batallón actuaba bajo paraguas de la ONU, la decisión de entregar a los miles de bosnios y musulmanes se tomó en La Haya. Pero en la masacre de Srebrenica nadie parece inocente, salvo los muertos. Además del Ejército mandado por Mladic y las autoridades de La Haya, los soldados sobre el terreno 'sabían que si los hombres dejaban el campamento estarían en peligro', asegura la sentencia, que recuerda que el batallón holandés 'había sido testigo de múltiples incidentes en el que los serbo-bosnios maltrataron o mataron a refugiados varones fuera del campamento'.

El colectivo Madres de Srebrenica, que agrupa a familiares de las víctimas, celebró la sentencia. No en vano, contradice a otro tribunal, de instancia inferior, y abre la puerta a indemnizaciones que llevan años reclamando. Un comunicado del Ministerio de Defensa se limitó a prometer un estudio de la sentencia antes de decidir si cambia su estrategia, consistente hasta ahora en negar su responsabilidad jurídica ante la matanza.

'Hace algunos años que se debate si podríamos haber hecho más' 

El Gobierno holandés, que en los últimos años se ha enfrentado a numerosas denuncias relacionadas con la matanza, ha insistido en todo momento en que sus fuerzas fueron abandonadas por la misión de Naciones Unidas, que no le suministró ningún apoyo aéreo y no acudieron a la ayuda de 600 soldados mal armados que debían de proteger a decenas de miles de refugiados. En marzo de 2010, un tribunal civil holandés falló en contra de la demanda que interpuso el colectivo 'Madres de Srebrenica' contra Naciones Unidas y el Estado holandés, a los que consideraban responsables de la matanza.

 Si bien es 'demasiado pronto' y debe aún 'estudiar' la sentencia, el Gobierno holandés no descarta apelar la decisión a un tribunal superior. El portavoz del Ministerio de Defensa ha declinado opinar sobre las posibles repercusiones políticas que pueda tener la sentencia. 'Aunque no cometimos los crímenes, hace algunos años que se debate si podríamos haber hecho más para proteger' a la población civil, reconoció.