Público
Público

Elecciones en Holanda 2017 Los holandeses se rebelan contra el discurso xenófobo de Wilders

El partido del primer ministro Mark Rutte gana con claridad las elecciones. La formación ultraderechista Partido de la Libertad sube menos de lo anunciado en las encuestas y pugna por la segunda posición.

Publicidad
Media: 3.87
Votos: 15
Comentarios:

El primer ministro holandés, Mark Rutte, comparece tras conocer los resultados de los sondeos de las elecciones holandesas. - REUTERS

Los votantes holandeses se han rebelado contra el discurso xenófobo de Geert Wilders. Según los primeros resultados oficiales, el partido liberal liderado por el primer ministro de Holanda, Mark Rutte, ha ganado con claridad unas elecciones en las que ha participado el 82% del censo, la mayor cifra de los últimos 31 años. La formación ultraderechista Partido de la Libertad ha aumentado su porcentaje de voto, pero se ha quedado por debajo de lo vaticinado por las encuestas.

Con el 94,3% del voto escrutado, los liberales encabezados por Rutte conseguirían el 21,5% de los votos y 33 escaños, muy lejos de los 76 que se necesitan para formar Gobierno. El Partido de la Libertad, liderado por el ultra Geert Wilders, se ha quedado con un 13% de los votos y 20 escaños, los mismos que han logrado los cristianodemócratas de  Llamada Democristiana (CDA) como los centristas de Demócratas 66 (D66).

A pesar de su amplia victoria, la formación de Rutte tendrá que pactar para seguir gobernando. Los resultados abren la puerta a la formación de un Gobierno de coalición de centro-derecha en Holanda. La mayoría de formaciones políticas ya manifestaron durante la campaña electoral su negativa a pactar con el ultraderechista y eurófobo Geert Wilders.

Un acuerdo entre el partido de Rutte, la CDU y D66 daría lugar a un Ejecutivo en minoría con 73 apoyos parlamentarios, a tres de la mayoría absoluta. El primer ministro ya adelantó durante un debate electoral radiofónico que los socios de coalición que tiene en mente son D66 y CDA.

Para superar los 76 parlamentarios que proporcionan la mayoría absoluta en una Cámara Baja con 150 miembros, Rutte podría recurrir a los 9 escaños de los laboristas (PvdA), sus socios de Gobierno en la pasada legislatura.

Sin embargo, queda por ver si el PvdA está dispuesto a volver a pactar con los liberales de derechas del VVD tras cuatro años y medio de alianza y la pérdida de 29 escaños en estos comicios.

Lo que parece improbable es una alianza entre las fuerzas de izquierda, pese al ascenso del partido verde Groenlinks, que ha pasado de los 4 hasta los 14 asientos en el Parlamento neerlandés.

El apoyo de los 14 diputados pertenecientes al Partido Socialista (PS) resultaría insuficiente, si bien su líder, Emile Roemer, pidió a los demás partidos de izquierda "no ir detrás de la derecha" y aseguró que resultará "emocionante" conocer el color del futuro Ejecutivo.

Eufórico Rutte

El ganador de los comicios no dudó en salir a celebrar su triunfo cuando apenas se habían dado a conocer los resultados de los sondeos. "¡Qué noche! Pedimos que se le parara. Paradlo. Hemos parado el populismo equivocado", aplaudió en un discurso en La Haya.

Un eufórico Rutte mostró su deseo de "volver a unir Holanda" y, en referencia a Wilders, aseguró que el país "sigue siendo proeuropeo". "En una campaña, es inevitable que salgan a la luz las diferencias, pero ahora es importante unir de nuevo al país y formar un Gobierno estable para los próximos cuatro años", dijo el primer ministro. El líder del VVD apostó por destinar en los próximos años "más dinero para Defensa, para el cuidado de las personas mayores y para las infraestructuras. "Eso será para los liberales lo más importante en los próximos años", aseguró.

Por su parte, Wilders, asumió su derrota, aunque, para rebajar la euforia de Rutte, dio un aviso al primer ministro: "Gracias a mis votantes. Hemos ganado escaños. Rutte no se ha deshecho de mí", afirmó el líder ultraderechista en un mensaje en Twitter. Un poco más tarde agregó que a pesar de que prefiere gobernar está dispuesto "a hacer una fuerte oposición" al futuro Gobierno del país.

Durante su comparecencia, Rutte también felicitó a los otros ganadores de las elecciones: los verdes de GroenLinks, un partido que hasta hora tenía tan solo 4 diputados, pero que en estas elecciones según los sondeos puede haber subido hasta los 16, Demócratas 66 y Llamada Democristiana (CDA). Por contra, los grandes perdedores de estas elecciones son los laboristas del PvdA, que forman parte de la coalición que gobierna en la actualidad junto con el VVD, y que perdería hasta 29 escaños quedándose con tan solo 9 diputados. 

El actual ministro de Finanzas y presidente del Eurogrupo, el también laborista Jeroen Dijsselbloem, se mostró sorprendido por la pérdida de escaños que sufriría su partido. "¿Quién pierde una treintena de escaños en un sondeo? Mañana ponemos en marcha la reconstrucción", sentenció. "Estuvimos durante 4 años y medio en una aventura juntos. Les deseaba un resultado diferente", declaró Rutte sobre los socialdemócratas.

Desde Alemania, el portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert, confirmó en su perfil de la misma red social que la canciller germana, Angela Merkel, ya ha felicitado a Rutte mediante una llamada telefónica en la que ha expresado su intención de mantener la "buena cooperación como amigos y vecinos europeos".

En Francia, el ministro de Asuntos Exteriores Jean-Marc Ayrault felicitó a los holandeses por haber "detenido" el avance de la extrema derecha. "Felicidades a los neerlandeses por haber detenido el avance de la extrema derecha. Tenemos voluntad de trabajar por una Europa más fuerte", escribió el político galo en su perfil de Twitter.

El escrutinio está siendo especialmente lento ya que el miedo a una posible injerencia en el resultado de los comicios por parte de informáticos rusos ha propiciado que el Gobierno holandés evite los ordenadores conectados a internet y lleve a cabo un recuento manual de los votos.