Público
Público

Hollande anuncia un recorte de 30.000 millones de euros

El presidente se da dos años "para la recuperación de Francia" y asegura que no ha renunciado al impuesto del 75% para las  grandes fortunas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

François Hollande ha anunciado en una entrevista televisada en horario de máxima audiencia los recortes más importantes de las últimas décadas en Francia. El presidente galo ha precisado que su Gobierno aplicará un ajuste por valor de 30.000 millones de euros: 10.000 que deberán proceder de la contribución de los hogares franceses, otros 10.000 de las aportaciones suplementarias de las empresas del país y los últimos 10.000 a partir de recortes ministeriales, 'excepto en Educación, Seguridad y Justicia'.

En la esperada entrevista, el mandatario ha reconocido que la crisis ha alcanzado de lleno a su país, que no crecerá en 2013 más que un 0,8% , y que ello le obligará a aplicar recortes masivos. Los franceses tendrán que aceptar sacrificios para poder cumplir con el compromiso contraído con Bruselas para reducir la deuda del país al 3% del PIB. Todo ello para para frenar el impacto que la crisis tiene en Francia, que ya tiene más de tres millones de parados, por encima del 10% de la población activa. 'Cuando se hace un esfuerzo, cada uno debe poner de su parte', declaró Hollande, para añadir que 'lo hago por convicción y porque no quiero dejar que nuestros hijos carguen con la deuda de Francia.

Hollande: 'Voy a establecer una agenda de recuperación en dos años'

En otro de sus mensajes, declaró en la entrevista concedida al canal privado de televisión TF1 que la 'curva del paro' deberá tender hacia abajo en el plazo de un año. El empleo es justamente una de las inquietudes fundamentales de los ciudadanos franceses, según demuestran los últimos sondeos, que además reflejan una caída del apoyo del electorado al Gobierno socialista, del que se teme que no cumplirá parte de las promesas electorales.

El plan que ha anunciado Hollande tiene una meta. Y es que el mandatario se ha fijado un plazo de dos años para lograr la 'recuperación de Francia'. El jefe del Estado reconoció que en Francia hay 'inquietud' por el aumento del paro, pero se defendió al decir que no es posible arreglar todo en los poco más de cuatro meses que lleva en el cargo. 'Tengo como misión la recuperación del país. Voy a establecer una agenda de recuperación en dos años, en el empleo y las cuentas públicas', manifestó el presidente, criticado en las últimas semanas por la actitud de su Gobierno y la falta de precisión en las reformas.

Hollande adelantó que será necesaria una 'reforma del mercado de trabajo, para que sea más flexible y al mismo tiempo más protector', en alusión a la situación de desempleo que registra el país. 'No puedo hacer en cuatro meses lo que mi predecesor no hizo en cinco años', declaró además en alusión al conservador Nicolas Sarkozy, al que Hollande venció en los comicios celebrados en abril y mayo pasados.

El mandatario adelantó que será necesaria una 'reforma del mercado de trabajo' 

Por otro lado, quiso dejar claro que el aumento de la fiscalidad sobre las mayores rentas, las superiores al millón de euros, se aplicará sin excepciones y durante un máximo de dos años. 'La medida del 75 % (de imposición máxima sobre las rentas superiores a esa cantidad) no está puesta en entredicho, los que han querido ir por ahí lo hacen por cuenta propia', dijo el presidente después de que en los últimos días circularan informaciones de prensa en las que se mencionaba una marcha atrás del Gobierno socialista en esta medida. El presidente insistió en que no habrá excepciones y que afectará en torno a 2.000 o 3.000 personas.

Esta propuesta ha cobrado especial relevancia tras conocerse que el hombre más rico de Francia, Bernald Arnault, presidente de las empresas de lujo LVHM, anunciara ayer su intención de solicitar la doble nacionalidad franco-belga, algo que Hollande ha calificado de 'provocación'. Arnault, al mando de empresas como Louis Vuitton, Givenchy o Moët & Chandon, cuenta con una fortuna personal de 41.000 millones de euros y hoy ha asegurado que seguirá cumpliendo con sus obligaciones fiscales en Francia.