Publicado: 01.12.2016 20:40 |Actualizado: 01.12.2016 21:16

Hollande renuncia a la reelección 

Es el primer presidente de la V República francesa que rechaza volver a presentarse como candidato. El socialista cuenta con niveles de popularidad en mínimos históricos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente de Francia, François Hollande. - REUTERS

El presidente de Francia, François Hollande. - REUTERS

MADRID.- El presidente de Francia, François Hollande, renuncia a presentarse a la reelección. El socialista, de 62 años, ha anunciado este jueves en una declaración desde el Elíseo que rechaza volver a presentarse como candidato en las presidenciales de abril y mayo de 2017. El todavía jefe de Estado se convierte en el primer mandatario galo de la V República que renuncia a una reelección.

"Soy consciente de los riesgos que conllevaría mi candidatura, que no reúne todos los consensos, así que he decidido no ser candidato a la elección presidencial, he decidido no renovar mi mandato", ha dicho Hollande en una breve comparecencia ante los medios de comunicación.



De esta forma, ha declarado, asume "toda la responsabilidad" por los "errores" cometidos en los últimos cinco años, que han hecho que su popularidad se sitúe en mínimos históricos. "La experiencia me ha enseñado humildad", ha señalado. El todavía jefe de Estado ha repasado los desafíos que afronta el país, desde la ultraderecha hasta el terrorismo yihadista, y ha defendido su gestión en aspectos como el combate al desempleo, el medioambiente o la defensa de las libertades.

Entre los "errores", el dirigente ha confesado que le pesa especialmente haber propuesto retirar la nacionalidad a los acusados de terrorismo, en el marco de la reciente ola de atentados, debido a la "división" que ha generado en la sociedad francesa. "El mundo, Europa y Francia han pasado por momentos particularmente graves. He intervenido en República Centroafricana, en Malí y en Irak para combatir el terrorismo islámico. En estas circunstancias difíciles, quería mantener la cohesión nacional", ha justificado.

Hollande ha asegurado que no sólo ha intentado "mantener el modelo social" de Francia en época de crisis, sino "ampliar" el marco de derechos y libertades, y para ello, ha defendido, ha ejercido de freno a las medidas de austeridad dictadas por Europa. "Los resultados han llegado", aunque "tarde", ha admitido. Pese a que la inversión y el empleo empiezan a aumentar, Hollande ha reconocido que los niveles son todavía bajos para que la recuperación se perciba entre los franceses. 

El mandatario se ha mostrado consciente de que su balance de Gobierno puede ser una carga para los socialistas, que ahora deberán elegir un candidato capaz de batir a François Fillon, de Los Republicanos, y a Marine Le Pen, del Frente Nacional. Hollande ha advertido en contra del avance de "la extrema derecha" y ha abogado por una mayor apertura al mundo. "Os lo digo francamente. El peligro mayor es el proteccionismo, es el cerrarse en sí mismo. Ese será el mayor desastre para los franceses", ha señalado el presidente, que asume que su papel en los meses que restan hasta la cita con las urnas, en primavera, será "dirigir el país" desde una posición distante de la batalla política.

El anuncio de Hollande coincide con el inicio de la presentación de candidaturas para las primarias de la izquierda, a las que se ha postulado ya el exministro de Economía Arnaud Montebourg, representante del ala más izquierdista del Partido Socialista. Los sondeos auguraban malos resultados electorales al mandatario, por detrás de Fillon, de Le Pen y de dos candidatos del ámbito de la izquierda, Emmanuel Macron y Jean-Luc Mélenchon.