Público
Público

Holocausto Polonia castigará con cárcel a quien vincule al país con el Holocausto

El Senado aprueba la ley, que ha recibido críticas porque temen que se utilice para limitar la libertad de expresión. Organizaciones judías polacas consideran que incluso puede conducir a una falsificación de la historia

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Entrada al campo de concentración nazi de Auschwitz. AFP

El Senado de Polonia aprobó anoche la polémica ley que tipifica como delito cualquier intento de vincular al país con el Holocausto puesto en marcha por los nazis, como por ejemplo el uso de la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a centros de exterminio, como Auschwitz, que estaban situados en el territorio del país centroeuropeo.

La ley, que ha recibido críticas de Israel y de EEUU, contempla multas y penas de hasta tres años de cárcel para aquellos que se refieran a los campos de concentración nazis como campos polacos. "Fueron los alemanes los que atacaron Polonia, mientras que los polacos y los judíos fueron las víctimas", insistió hoy la portavoz del Gobierno polaco, Joanna Kopcinska.

El Senado aprobó la ley con 57 votos a favor y 23 en contra, y ahora, para entrar en vigor, deberá ser firmada por el presidente Andrej Duda. No obstante, Duda ha anunciado que someterá el texto de la ley a una minuciosa revisión.

El actual Gobierno de derecha quiere tener base legal para perseguir a aquellos que utilicen la expresión "campos polacos" y para quienes sugieran una responsabilidad de Polonia en los crímenes del nacionalsocialismo. Los críticos de la ley temen que esta se utilice para limitar la libertad de expresión y organizaciones judías polacas consideran que incluso puede conducir a una falsificación de la historia.

La nueva ley aprobada anoche, indicó el Ministerio de Exteriores en un comunicado, "no inhibe la libertad de expresión o investigación", sino que tan sólo trata de "combatir todas las formas de negación y distorsión de la verdad del Holocausto o el que se minimice la responsabilidad de sus verdaderos autores". "Acusar a la nación polaca o al Estado polaco de complicidad con el III Reich alemán en los crímenes del nazismo es inexacto, engañoso y doloroso para las víctimas que son ciudadanas polacas", agrega el texto.

Desde hace décadas, las autoridades polacas se esfuerzan en transmitir el mensaje de que el Holocausto tuvo lugar, pero que los polacos fueron sus víctimas, no sus responsables. La ley está especialmente enfocada a periodistas -ya que artistas y académicos no podrán ser perseguidos-, y afecta a todas las personas "independientemente de las leyes vigentes en el lugar donde se cometa el acto", según el texto.

Son habituales ya las denuncias del Gobierno polaco cuando medios extranjeros usan la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a Auschwitz, un centro de exterminio ubicado en Polonia pero abierto y operado por los ocupantes nazis.

Israel mostró su malestar tanto por la medida como por el momento elegido para aprobarla, "particularmente sorprendente y desafortunado, en vísperas del Día Internacional del Holocausto".