Publicado: 15.12.2014 07:26 |Actualizado: 15.12.2014 07:26

Un hombre armado retiene a por lo menos 40 personas en Sidney

Cinco rehenes han escapado de la cafetería en la que han sido retenidos por el secuestrador, de presunta afiliación islamista.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 40 personas han sido retenidas en Sidney por un hombre armado de presunta afiliación islamista desde esta pasada medianoche —hora peninsular española—, según han confirmado múltiples fuentes oficiales y de la compañía propietaria de la cafetería donde se encuentran. Sigue el directo aquí, por Alberto Sicilia.

Cinco de ellas han salido corriendo del local. Por el momento se desconoce si se han escapado o si ha llegado a algún acuerdo, aunque las fuerzas de seguridad han confirmado haber mantenido contacto durante las dos últimas horas. "Puede que lleve un poco de tiempo, pero queremos resolver esto de forma pacífica y os aseguro que si lleva un poco de tiempo, llevará ese tiempo", ha afirmado la comisionada adjunta de la Policía de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn en una rueda de prensa en la que ha subrayado la intención de las autoridades de poner fin al incidente de forma pacífica.

Burn dijo que la Policía ha estado en contacto con el secuestrador "de varias maneras". La subcomisionada evitó dar más detalles, incluido el número de personas retenidas, por tratarse de una operación que sigue en marcha, aunque insistió en que la Policía actúa según un sistema probado. También dijo que en el caso trabajan los mejores negociadores y todos los recursos de la policía, que realiza un seguimiento de Facebook y Twitter para encontrar información sobre el asaltante. La Policía ha cerrado parte del centro de Sidney y evacuado a los residentes como medida de precaución lo que, según Burn, no ha tenido consecuencias destacadas en el funcionamiento del transporte púbico.

El incidente, todavía en desarrollo, tiene lugar un la Lindt Chocolate Café, una chocolatería de Martin Place, uno de los principales núcleos comerciales, turísticos y financieros de la ciudad, donde se encuentran numerosos bancos, entre ellos el Banco de Reservas Australiano.

Fuentes policiales se han limitado a confirmar la presencia de un hombre armado que retiene a "un número indeterminado de personas", pero la compañía Lindt Australia, a través de una portavoz, ha estimado que en el interior del local podrían encontrarse hasta 40 personas —10 empleados y 30 clientes—. "Estamos operando en un escenario consistente con el de un acto terrorista", ha declarado el comisionado de Policía de Nueva Gales del Sur, Andrew Scipione, que ha comparecido una hora después de que lo hiciera el primer ministro, Tony Abbott, para dar la primera evaluación del incidente.

Scipione ha confirmado que el sospechoso, de 40 años y "del que se desconoce su procedencia" retiene desde hace varias horas a un "número indeterminado de personas" y que por el momento no se ha mantenido contacto con el interior. No obstante, imágenes captadas por los medios de televisión le muestran ataviado con una bandana en la cabeza, con letras en árabe, y obligando a los rehenes a colocar una shahada, una bandera negra empleada por grupos islamistas que reza la leyenda "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es el mensajero de Dios".

La Policía, en este sentido, ha afirmado desconocer su significado y ha indicado que las autoridades "están trabajando" para saber su origen. "Queremos que la situación se resuelva de forma pacífica y estamos haciendo todo lo posible para asegurarlo", ha afirmado Scipione. El comisionado también ha negado la relación de posibles "incidentes" policiales con este caso, además de su posible relación con las redadas relacionadas con terrorismo que han tenido lugar en la ciudad con anterioridad.

"Tenemos mucha gente preocupada cuando ve un coche policial por su calle, que piensa que su barrio está involucrado. No es el caso", ha indicado Scipione, subrayando que las fuerzas de seguridad están actuando de forma "contenida". Scipione, que ha comparecido ante los medios junto al presidente de Nueva Gales del Sur, Mike Baird, ha informado del despliegue de un amplio dispositivo policial y de la existencia de controles y restricciones en la zona de Martin Place.

"Desconocemos si esconde motivaciones políticas, pero no lo descartamos", ha manifestado el primer ministro en su breve comparecencia ante los medios, donde pidió calma a la población. "El objetivo de la violencia políticamente motivada es provocar el miedo", ha afirmado Abbot, ante lo que incidido en que "Australia es una sociedad pacífica y abierta". "Nada debería cambiar esto", ha subrayado ante los medios.

 Dos personas retenidas dentro del café en Sidney. AP

El mandatario ha afirmado que "hay gente" que quiere hacer daño a la población australiana, ante lo que ha mostrado su confianza en que las fuerzas de seguridad actúen "con completa profesionalidad".

Antes de que se tuviera constancia de este incidente, la Policía australiana arrestó este lunes a un hombre, con domicilio en Sidney, en el marco de una operación para cortar la red de tráfico de capital y combatientes por la que decenas de australianos han viajado a Siria y a Irak para combatir a grupos milicianos islamistas. El detenido, un varón de 25 años de edad, era objetivo concretamente de una investigación en torno a un presunto ataque terrorista que iba a tener lugar en suelo australiano, según ha informado a Reuters la Policía Federal Australiana en un comunicado.

Al mismo tiempo que se producía el secuestro, la icónica ópera de Sidney ha sido evacuada por motivos todavía no esclarecidos, aunque en un momento se informó de la presencia de un paquete sospechoso, punto todavía no aclarado. La ópera ha decidido cancelar todos los espectáculos previstos para este lunes por lo ocurrido.

Por otro lado, la aerolínea Qantas Airways dijo que los aviones están evitando volar sobre el distrito financiero central, lo que no impide que aterricen con normalidad. Operadores de los mercados financieros señalaron a la agencia Reuters que la noticia sobre los rehenes podría haber contribuido a una caída mayor del dólar australiano, que ya se encontraba bajo presión por la aversión global al riesgo generada ante el retroceso de los precios del petróleo.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha dicho este lunes no tener noticias de que haya españoles entre los rehenes retenidos por un hombre armado en una cafetería de Sidney. "Según mis noticias no hay españoles afectados, lo cual me ha tranquilizado enormemente", ha dicho Margallo a su llegada a la reunión de los jefes de la diplomacia de los 28. El ministro ha señalado que de momento en España "no hay ningún nivel de alerta especial" en previsión de que pueda ocurrir un ataque similar al de Sidney.

"El yihadismo extremo, el yihadismo internacional, es una amenaza para toda la comunidad internacional y eso explica que toda la comunidad internacional y desde luego España esté implicada activamente en la coalición contra el Estado Islámico, en la lucha contra un fenómeno que afecta a los intereses y a la seguridad de todos los países y desde luego a los intereses y a la seguridad de España", ha resaltado el jefe de la diplomacia española.