Público
Público

Un hombre normal y un animal político

La fachada de sencillez del líder del PS, François Hollande, oculta su formación elitista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

François Hollande ha hecho inmensos esfuerzos a lo largo de la campaña electoral para aparentar ser un hombre 'normal', comedido, apegado al pueblo y sin ambiciones desmedidas. Pero, en la letra pequeña de su biografía, es un animal político que reúne algunos de los que se consideran los peores vicios de la clase política francesa: todos los diplomas más elitistas, una carrera de auténtico aparatchik, y una vida que transcurre entre altos cargos y dirigentes.

De 57 años, hijo de un médico notorio de la región de Rouen (Normandía) y de una asistente social, se instaló en París para su carrera de derecho en la École des Hautes Études Commerciales, la HEC (Alta Escuela de Comercio). Luego entró en la Escuela Nacional de Administración (ENA), la cantera de los grandes dirigentes de este país.

Cómo no, fue allí donde conoció a la media naranja predominante de su vida: la también diplomada de la ENA Ségolène Royal, ex candidata presidencial del Partido Socialista derrotada por Nicolas Sarkozy en 2007, y eliminada con humillación hace ocho días en la primera vuelta de las primarias socialistas.

Con ella pasó los años ochenta, noventa y el cambio de siglo, y tuvo cuatro hijos, antes de que la historia se fuera al traste en plena campaña presidencial de Royal. Durante esos meses ocultaron la separación y Hollande, como cualquier hijo de vecino en estos casos, tuvo que ir a dormir al canapé de un amigo. Pero, a diferencia de la mayoría de la población, el canapé que lo alojó era el del también licenciado del ENA, Jean-Pierre Jouyet, que después de ser socialista fue ministro de Sarkozy (nada menos que responsable del intento de imponer a Europa la política sarkozyana de los sin papeles), y hoy es presidente de la Autoridad de Mercados Financieros.

Actualmente, Hollande ha oficializado su relación con la periodista Valérie Trierweiler que, según revelaciones de la prensa, ha sido espiada por los servicios de inteligencia.