Público
Público

La huelga de trenes aumenta la presión social en Francia contra la reforma laboral

El paro afecta el tránsito en todas las regiones del país y en algunos trayectos internacionales. Las protestas seguirán este jueves con una huelga en los puertos y los transportes metropolitanos de París. El viernes será el turno de los controladores aéreos

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Manifestación en París contra la reforma laboral del pasado 26 de mayo. - REUTERS

PARÍS.- La presión social en Francia contra la reforma laboral del Gobierno sigue, a tan sólo diez días de la Eurocopa de fútbol, más fuerte que nunca. Este miércoles una huelga de trenes ha afectado al tránsito en todas las regiones de Francia y en algunos trayectos internacionales. Al paro, prorrogado al jueves, le seguirán protestas y más huelgas en otros sectores durante esta misma semana.

La compañía ferroviaria pública francesa SNCF ha informado de que la participación en el paro se situaba a mitad de la jornada en el 17%. Esta cifra supera la participación del 10,6% en la protesta del 25 de mayo o la del 15% el día 18, pero está lejos del 35,5% registrado el pasado 9 de marzo.

La empresa garantizó la circulación de seis de cada diez trenes de alta velocidad y cuatro de cada diez en la periferia parisina, así como uno de cada dos regionales y uno de cada tres líneas de largo recorrido (Intercités). En lo referente a la circulación internacional, los Eurostar (con destino al Reino Unido) y los Alleo (a Alemania) funcionarán normalmente, mientras que uno de cada cuatro Lyria (Suiza) y Thalys (Bélgica y Holanda) se verán afectados. La conexión con España e Italia es la más perjudicada, pues solo circularán 4 de 10 Elipsos, que llegan hasta varias ciudades de España, y uno de cada tres SVI, con destino a Italia. Esas estimaciones se mantendrán iguales para el jueves.

La convocatoria de la huelga ha sido promovida por tres sindicatos, con la CGT al frente, cuyo líder, Philippe Martínez, encarna el ala más dura contra el polémico proyecto de ley desde que a mediados de febrero se filtraron sus primeras disposiciones. Consciente del daño que puede hacer a la imagen de Francia un país paralizado en un momento en que acaparará la atención mundial por la Eurocopa, el Gobierno intenta cerrar los frentes abiertos y este fin de semana el primer ministro, Manuel Valls, llamó personalmente a Martínez.

La posibilidad de un acercamiento real entre las partes, no obstante, está lejos de parecer garantizada: Valls mantuvo  que "recular sería una falta política" y expresó su voluntad de "mantener el fondo del texto", incluido los artículos más controvertidos. En esa misma línea, el presidente, François Hollande, reiteró en una entrevista concedida al diario Sud Ouest que no se va a retirar el proyecto de ley.

Aunque esta semana no hay manifestaciones, la huelga ferroviaria da paso a una compleja batería de paros a la que desde el jueves se sumarán los puertos y los transportes metropolitanos de París, y el viernes los controladores aéreos, con tres jornadas consecutivas no solo en rechazo a la reforma laboral sino también en defensa de sus condiciones. La gran protesta nacional se reserva para el 14 de junio, un día después de la llegada del texto al Senado, donde será examinado hasta el 24 y se votará el 28 de ese mes, antes de volver a la Asamblea en caso de que se introduzcan allí cambios.