Público
Público

"Humala simboliza el deseo de cambio de Perú"

Los dos aspirantes a la Presidencia cortejan a los indecisos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Ya no tengo dudas, mi voto va por Humala', confiesa Josefa Rojas, de 45 años, que por primera vez en su vida asistió a un mitin de una campaña electoral. El jueves por la noche estaba con su marido y sus hijos en la Plaza Dos de Mayo de Lima para apoyar a Ollanta Humala, el candidato de la izquierda nacionalista peruana a las presidenciales.

'Fue una experiencia increíble, había como una energía nueva, se notaba un gran deseo de cambio entre la gente', explica esta profesora de Ciencias políticas de la Universidad Católica de Lima. Josefa forma parte del sector B de la sociedad. En Perú, los analistas políticos dividen a los electores en cinco sectores. El A representa a la oligarquía y los más ricos, el B es la clase media alta, el C, la clase media baja, el D, los pobres y el E, los muy pobres, que viven con menos de un dólar al día y que representan unos diez millones de habitantes.

Según un sondeo de Ipsos Apoyo, el candidato socialista atrae a los grupos B, C y una parte de los E que viven en las zonas rurales. 'En Lima, los que votarán por Ollanta este domingo son gente de izquierdas con estudios y que creen en la solidaridad, en más justicia y, sobre todo, que aborrecen a la hija de Fujimori por el modelo de su padre, que va en contra de las reglas básicas de la democracia', explica el politólogo Claudio García.

Si antes de la primera vuelta los carteles a favor de Ollanta Humala eran casi inexistentes en los barrios más exclusivos de Miraflores o de Barranco, ahora las ventanas lucen pancartas a favor de Gana Perú, su partido. 'La gente ya no tiene vergüenza de decir que va a votar por él', asegura Josefa. 'En mi entorno de profesores, todo el mundo se ha volcado con Ollanta y no porque Vargas Llosa le haya dado su apoyo', ironiza.

En su tienda de víveres de la calle Larco, Ana Luz ha colgado un retrato de Humala y lo defiende: 'Hay demasiada desigualdad en este país, hace falta un cambio profundo para que todo el mundo pueda disfrutar de la riqueza económica y Ollanta simboliza ese cambio, es el único que puede hacerlo; la otra [Keiko Fujimori] sólo va a reproducir el modelo de su papi'.

En su mitin de cierre de campaña, Keiko volvió a acusar a Ollanta de estar al servicio del presidente venezolano, Hugo Chávez: 'Nosotros no somos parte del proyecto bolivariano controlado por Chávez, que sólo lleva pobreza, inflación y autoritarismo', dijo la candidata de Fuerza 2011. Keiko pidió a los peruanos que elijan entre 'el futuro seguro' que ella propone y 'el salto al vacío que ofrece el comandante Humala'.

El politólogo García discrepa de las políticas económicas de Fuerza 2011. Según García, 'en el programa de Keiko perdura el modelo asistencialista y clientelista de su padre, regalando kilos de arroz para ganar votos'.

El candidato de Gana Perú reiteró en su último mitin que su prioridad es 'el crecimiento económico con inclusión social. Perú no avanza si crece la desigualdad'. Propone aumentar el salario mínimo a 186 euros, reducir la jornada laboral de 12 a ocho horas y hacer obligatoria la afiliación a la Seguridad Social. 'Sólo por eso le votaré', dice esperanzada Ana Luz.