Publicado: 08.10.2015 17:53 |Actualizado: 08.10.2015 17:53

Hungría invierte tres veces más en la valla que en acoger a los refugiados

"Sería infinitamente más sensato dedicar ese dinero a salvar vidas y mejorar futuros", reclama Amnistía Internacional, que critica el gasto de 98 millones en control fronterizo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Refugiados con carteles que rezan "Queremos la paz" y "¿Dónde están los derechos humanos?".

Refugiados con carteles que rezan "Queremos la paz" y "¿Dónde están los derechos humanos?".

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado que el Gobierno de Hungría, una de las voces más firmes contra las políticas europeas en materia de refugiados, se gasta tres veces más dinero en levantar vallas y establecer controles fronterizos que en mejorar la recepción de los solicitantes de asilo.

En un informe difundido hoy y basado en investigaciones sobre el terreno, Amnistía ha reprobado las medidas adoptadas en los últimos meses para frenar la llegada de inmigrantes y refugiados, principalmente a través de la frontera con Serbia. La ONG quiere que la UE exija responsabilidades al Ejecutivo de Viktor Orban.

"Nos tratan peor que  a los animales", denuncia una refugiada siria que pasó dieciséis horas sin comida ni agua"

El director del programa para Europa y Asia Central de AI, John Dalhuisen, ha advertido de que Hungría está a "unos cuantos rollos de concertina" de sellar "por completo" sus fronteras con Croacia y Serbia. "Incluso quienes consiguen colarse por los pequeños huecos aún abiertos, serán devueltos, casi con toda seguridad, a los países balcánicos de tránsito", ha añadido.

Amnistía ha lamentado que el Gobierno húngaro haya dedicado a las vallas fronterizas 98 millones de euros, al menos el triple de los 27,5 millones que constituyeron el presupuesto de la Oficina de Inmigración y Nacionalidad para este año. "Sería infinitamente más sensato dedicar ese dinero a salvar vidas y mejorar futuros", ha reclamado Dalhuisen.



También se ha gastado 3,2 millones de euros en una consulta sobre inmigración y terrorismo para evaluar la opinión de ocho millones de húngaros. El Gobierno dedicó, además, 1,3 millones de euros a una campaña xenófoba con mensajes como: "Si vienes a Hungría, no quites su empleo a los húngaros".

En opinión de la ONG, Hungría ha terminado por convertirse en "una zona sin protección a las personas refugiadas", lo que supone un incumplimiento "flagrante" de sus "obligaciones" en materia de los Derechos Humanos. Por este motivo, ha pedido a la UE que active el artículo 7.1 del Tratado de la UE para advertir a Budapest.

La representante de AI ante las instituciones europeas, Iverna McGowan, ha afirmado que "la UE tiene poder para iniciar conversaciones formales con Hungría sobre el atroz trato que el Estado está dando a las personas refugiadas y migrantes, y debe transmitir (...) un mensaje que indique claramente que 'ya basta'. En este sentido, ha instado a actuar "antes de que sea demasiado tarde".

Amnistía Internacional denuncia el "atroz trato que el Estado húngaro está dando a las personas refugiadas y migrantes"

Hasta ahora, ha lamentado, Hungría "se ha escurrido entre las grietas del sistema" a falta de una "respuesta más firme". Al mismo tiempo, según McGowan, los Estados miembro de la UE y las instituciones "se pasan interminablemente la bola" de quién debe hacer respetar los Derechos Humanos.

"Nos tratan como a animales, peor que a animales"
, ha denunciado Dina, una mujer siria de 46 años que fue puesta bajo custodia policial y estuvo 16 horas sin comida ni agua. "Sentimos que no somos bienvenidos", ha relatado a Amnistía. Testimonios como el de Dina ponen de manifiesto el trato deplorable dado por las autoridades húngaras a los refugiados y el uso de una fuerza excesiva contra ellos. Hiba, de origen iraquí, sufrió una fractura en el muslo cuando un policía la empujó contra una pared en una estación de tren de Budapest.