Publicado: 11.11.2015 12:24 |Actualizado: 11.11.2015 12:24

Hungría no aceptará que otros países le manden refugiados de vuelta

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, afirma que nadie aplica el sistema de gestión de solicitudes de asilo acordado y advierte de que no hay razones para que Hungría tenga que recibir a refugiados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto (izquierda), conversa con su homólogo holandés, Bert Koenders. EFE

El ministro húngaro de Exteriores, Peter Szijjarto (izquierda), conversa con su homólogo holandés, Bert Koenders. EFE

BUDAPEST.- El Gobierno húngaro ha asegurado este miércoles que el sistema de Dublín de gestión de solicitudes de asilo ya no existe y que por ello no aceptará que otros países le devuelvan a refugiados que entraron en la Unión Europea a través de Hungría. "Dublín está muerto", ha afirmado el ministro de Exteriores, Péter Szijjártó, quien advirtió de que no hay razones para que su país tenga que recibir a refugiados.

Szijjártó ha reacionado así al anuncio de Alemania de que devolverá a los sirios que lleguen a su territorio al país por el que hayan ingresado en la UE, tal y como establece el mecanismo europeo de Dublín. El ministro húngaro ha defendido que los reglamentos del sistema "no son respetados por nadie y de esta manera tampoco es justificable que se apliquen las medidas".



"Es físicamente imposible que si alguien parte de Siria hacia Europa entre en la UE por territorio húngaro", dijo el ministro, aludiendo a que los miles de refugiados que llegan a diario al continente por la ruta de los Balcanes tienen que pasar necesariamente primero por Grecia.

Hungría ha cerrado con vallas sus fronteras con Serbia y con Croacia y desviado hacia este país la ruta que siguen los refugiados de países en conflicto de Oriente Medio hacia Europa Occidental. Szijjártó ha opinado que la presión migratoria se ha incrementado porque políticos alemanes han hecho "declaraciones irresponsable, lo que fue interpretado por los inmigrantes como una invitación".

Por otro lado, el pasado martes, el primer ministro húngaro, el conservador Viktor Orbán, afirmó que Hungría es "un país protegido" frente a la ola de refugiados y apoyó la decisión de Eslovenia de levantar "barreras" en su frontera con Croacia.