Público
Público

El huracán 'Irene' pierde fuerza al llegar a Nueva York

La Secretaria de Seguridad Nacional de EEUU, Janet Napolitano, afirma que "lo peor ya ha pasado" aunque avisa de que "todavía es potencialmente peligrosa"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Irene' ha perdido fuerza en su contacto con la costa este de Estados Unidos. Horas después de dejar de ser un huracán para transformarse en tormenta tropical, la Secretaria de Seguridad Nacional de EEUU, Janet Napolitano, ha afirmado ante los medios que 'lo peor de Irene ya ha pasado'.

Sin embargo, la tormenta ha dejado al menos catorce muertos, según los medios estadounidenses, ha desbordado el río Hudson y ha dejado cientos de miles de casas sin luz. Quizá por eso Napolitano, que no ha desvelado la cifra oficial de fallecidos, avisa a los ciudadanos de que ‘Irene' 'todavía es potencialmente peligrosa'.

Acompañada por el director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate, Napolitano, ofreció también los últimos datos disponibles sobre las consecuencias de ‘Irene' que ha interrumpido el servicio eléctrico en más de 4 millones de hogares y cuyos daños económicos podrían situarse entre los 1.000 y 2.000 millones de dólares, según las primeras evaluaciones.

'En Nueva Jersey, las aguas del Hudson inundaron las calles' Por su parte, Fugate instó a los ciudadanos 'permanecer dentro y seguros' en el interior de sus casas y es que el paso de la tormenta tropical ha dejado imágenes parecidas a una superproducción de Hollywood sobre catástrofes.

En Nueva Jersey, las aguas del Hudson inundaron las calles, tal y como informaba en su perfil de Twitter Dawn Zimmer, alcalade de Hoboken, mientras que en Nueva York, la situación era preocupante: calles vacías, transportes fuera de funcionamiento y apagones masivos. Las vías de la capital financiera se quedaron silenciosas después de que las autoridades cerrasen el metro, los aeropuertos y el servicio de autobuses.

Desde las Carolinas hasta Maine, decenas de millones de personas se cruzaron con ‘Irene', que tomó tierra en Carolina del Norte al amanecer del sábado. El Centro Nacional de Huracanes, que ha calificado la tormenta de 'extremadamente peligrosa', advierte de que habrá olas de hasta 8 pies, que pueden rebasar los muros de contención. 'El borde del huracán ha llegado finalmente hasta nosotros', anunciaba por la mañana el viernes el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, a los más de ocho millones de personas que viven en Nueva York.

La plaza de Time Square, a menudo llamada 'el cruce de caminos' del mundo, estaba escasamente poblada, en su mayoría por visitantes, cuando 'Irene' ya se adentraba en la ciudad. 'Hemos venido solamente para ver la poca gente que hay en Times Square y luego nos volvemos', asegura Cheryl Gibson, que se encuentra veraneando en la ciudad. 'No podemos llegar a Nueva Jersey y no estoy seguro de que allí la cosa esté mejor', afirma.

Bloomberg apelaba al corazón de una ciudad que una vez más permanecía unida: 'Nueva York es la mejor ciudad del mundo y capearemos el temporal', ha asegurado el alcalde.

El cielo de Nueva York mientras se acerca el huracán 'Irene' - AP

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha declarado el estado de emergencia en la costa oriental del país, para que el gobierno federal preste ayuda a las zonas afectadas por el huracán Irene, informó hoy la Casa Blanca.

El presidente firmó en las últimas horas una serie de órdenes al respecto, una para cada estado afectado, desde Virginia hasta Massachusetts, pasando por Maryland, Nueva Jersey, Nueva York, Connecticut y Rhode Island.

Las órdenes, que la Casa Blanca colocó en su sitio web, autorizan al Departamento de Seguridad de la Patria y la Agencia para la Gestión de Emergencias (FEMA) a 'coordinar' las operaciones de ayuda. El paso del huracán Irene por la costa Este de EEUU ya ha dejado un balance de al menos nueve muertos, más de un millón personas sin electricidad y numerosos daños materiales.

Según una primera evaluación, los daños económicos ocasionados por Irene podrían situarse entre los 1.000 y 2.000 millones de dólares.

DISPLAY CONNECTORS, SL.