Público
Público

Huracán Irma Irma sacude Cuba hasta los tuétanos

La economía cubana fue herida en su columna vertebral por el paso del huracán, que recorrió toda la costa norte de la isla, destruyendo viviendas, arrasando las cosechas y la infraestructura turística, haciendo añicos el sistema energético nacional y matando a 10 cubanos

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 6
Comentarios:

Turistas paseando por la playa tras el paso del huracán Irma por Varadero /REUTERS (Alexandre Meneghini)

La economía cubana fue herida en su columna vertebral por el paso del huracán Irma, el cual recorrió toda la costa norte de la isla, destruyendo viviendas, arrasando las cosechas y la infraestructura turística, haciendo añicos el sistema energético nacional y matando a 10 cubanos. En esa franja norte de la isla se concentra la mayor parte de su infraestructura económica. Allí están 5 de las 7 termoeléctricas con que cuenta el país, las minas de níquel, las principales zonas de extracción de gas y petróleo y los mayores polos turísticos, La Habana, Varadero y la caería norte.

Restablecer los servicios de agua y electricidad ha tardado mucho más tiempo de lo que acostumbra en Cuba. Normalmente un huracán golpea una o dos provincias, lo cual permite concentrar los recursos materiales en ellas y trasladar brigadas de apoyo desde las regiones no afectadas. Esta vez cada provincia ha debido contar casi exclusivamente con sus propias fuerzas porque Irma sacudió a toda la isla desde Guantánamo hasta Pinar del Río. Ya en este momento las regiones menos afectadas están enviando fuerzas a las demás.

La Habana sufrió penetraciones del mar a un grado nunca visto antes, toda a costa sintió la entrada del agua pero fue particularmente severo en Miramar, el Vedado, Centrohabana y Habana Vieja. Se produjeron 157 derrumbes totales, casi de un millar de parciales y se vieron afectadas más de 4000 viviendas solo en la capital. La mayoría de 10 los cubanos muertos a raíz del paso del huracán fallecieron en derrumbes. La educación y la cultura tampoco escaparon, dos escuelas desaparecieron y 1700 más fueron afectadas en mayor o menor grado, mientras 211 instalaciones culturales fueron “tocadas” también por Irma.

Turistas pasan al lado de muebles puestos a secar en la calle tras las inundaciones provocadas por el huracán Irma en La Habana /REUTERS (Alexandre Meneghini)

A mes y medio de iniciarse la temporada alta del turismo internacional, el huracán arrasó la cayería norte (pequeñas islas), donde ralentizó su avance, como si pretendiera hacer el mayor daño posible. José Luis Fraser, director adjunto del hotel Pullman, ubicado en esa zona, dijo que su instalación sufrió daños superiores
al 50%. Los puentes del pedraplén que comunica esas islas con tierra firme desaparecieron bajo los vientos, aunque ya las autoridades anunciaron que se había reabierto el tráfico. El trabajo es intenso, el Ministro de Turismo, Manuel Marrero, aseguró que “el país estará listo para la temporada alta del turismo (noviembre-abril)” garantizando que hay soluciones a los problemas más acuciantes dejados por el huracán Irma.

Habitantes caminan por un área inundada tras las inundaciones y apagones provocados por el paso del huracán Irma en La Habana /REUTERS (Alexandre Meneghini)

Los daños a la economía nacional ocurren justamente en un momento en el que las arcas del Estado están casi vacías, producto del pago de miles de millones de dólares al Club de París, institución de la que forma parte también España. La deuda cubana fue recientemente renegociada y La Habana ha cumplido religiosamente los pagos a pesar de que estos la han puesto al borde de la asfixia financiera. Ahora, tras esta catástrofe, seguir pagando sería casi un imposible si se quiere recuperar la economía, única forma de ingresar dinero para poder seguir haciendo frente a las obligaciones de la deuda externa. Sin embargo, más allá de buenas palabras y mejores deseos, ninguno de los gobiernos que integran el Club de París se ha pronunciado sobre la posibilidad de aliviar este año los pagos cubanos.

Un hombre examina los escombros tras los desperfectos ocasionados por el huracán Irma en La Habana /REUTERS (Stringer)

La “contribución” de EEUU  fue pedir a sus ciudadanos que no hagan turismo en Cuba porque resulta peligroso tras el paso de Irma

A esa realidad hay que sumarle el bloqueo económico, comercial y financiero de los EEUU contra la isla. La “contribución” de EEUU a Cuba fue emitir un comunicado a través del Departamento de Estado pidiendo a sus ciudadanos que no hagan turismo en Cuba porque resulta peligroso tras el paso de Irma. Disparan al corazón de la economía cubana, tratando de que se reduzca el número de turistas cuando más lo necesita el país. Trump declara que traerá la democracia a Cuba y anuncia que hay más diplomáticos atacados con un arma acústica que nadie conoce que exista, sin dar los nombres de los afectados ni mostrar los partes de los médicos.

Tal vez el único saldo positivo es que el huracán Irma a su paso por Cuba dejó los embalses llenos de agua, llega a casi un 70% de su capacidad, una buena noticia para un país que estaba viviendo una severa sequía desde hace varios años.