Público
Público

La Iglesia se moviliza contra los matrimonios gays en Argentina

El Senado decide este miércoles si aprueba el matrimonio homosexual. La postura del clero, "como en la Inquisición", según De Kirchner

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de argentinos se manifestaron ayer en varias ciudades del país a favor y en contra de un proyecto de ley que autoriza el matrimonio entre homosexuales, que ya ha sido aprobado por los diputados y este miércoles será debatido en el Senado.

La movilización más multitudinaria se llevó a cabo frente a la sede del Parlamento en Buenos Aires, donde unas 150.000 personas, según los organizadores, expresaron su rechazo a la iniciativa legislativa.

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner se ha mostrado muy preocupada por las expresiones 'de la época de la Inquisición' que emplea la Iglesia.

Bajo el lema 'Los chicos tenemos derecho a una mamá y a un papá', la marcha fue organizada por el Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas y la Federación Confraternidad Evangélica Pentecostal. A esta manifestación también se sumaron representantes de las comunidades judías y musulmanas.

Durante la concentración se leyó un manifiesto 'en defensa del matrimonio entre el hombre y la mujer', y una carta del arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentina, Jorge Bergoglio, quien hace unos días definió al casamiento gay como 'la pretensión destructiva al plan de Dios'.

Justo Carbajales, director ejecutivo del Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal, dijo a EFE que la ley que se discute en el Senado es 'pésima' y destacó la 'masiva participación ciudadana' en la manifestación. 'No queremos darle un tinte negativo, no es el objetivo de la marcha, sino proponer y promover el matrimonio tal como lo entendemos, entre un varón y una mujer', indicó.

'No es un verdadero matrimonio el homosexual, es una unión ilegal ante Dios y el país' Alicia, de 65 años, aseguró que participó en la marcha en representación de su familia, 'la que se forma con un hombre y una mujer'.

'No es un verdadero matrimonio el homosexual, es una unión ilegal ante Dios y el país', apuntó, mientras que María, de 25 años, comentó que decidió manifestarse 'en defensa del futuro del país y de los valores familiares'.

Manifestaciones similares se llevaron a cabo en otras ciudades del país, como Mendoza, Córdoba, Salta, Rosario, Santiago del Estero y Bariloche.

Uno de los carteles de los convocados a la maanifestación por la Iglesia. AFP

Quienes están a favor del matrimonio gay, por el contrario, eligieron en distintas esquinas de Buenos Aires hacer sonar bocinas, cacerolas y otros utensilios de cocina en el llamado 'Ruido por la igualdad', convocado por colectivos de homosexuales y otras organizaciones sociales.

Esta manifestación fue respaldada por el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (Inadi), que apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El Senado finalmente debatirá este miércoles el proyecto de ley que da luz verde al matrimonio homosexual, tras una intensa polémica política entre el oficialismo, partidario de las bodas gay, y la oposición, que defiende limitar el reconocimiento legal a la unión civil.

Si no se aprueba, el proyecto del matrimonio homosexual no podrá volver a debatirse en el transcurso de este año parlamentario.

Desde China, donde se encuentra de visita oficial, la presidenta Cristina Fernández ha defendido el derecho de los homosexuales a contraer matrimonio. También criticó las expresiones que usa la Iglesia para rechazar el proyecto por considerar que parecen 'de la época de las Cruzadas' y 'remiten a los tiempos de la Inquisición'.

Para la presidenta argentina, las expresiones de la Iglesia son 'de la época de las Cruzadas'Las parejas del mismo sexo sólo pueden obtener la unión civil en cuatro ciudades de Argentina. Pero desde diciembre, nueve parejas homosexuales se han casado en el país gracias a la habilitación que consiguieron de los jueces.

La Ley de Unión Civil de la ciudad de Buenos Aires, aprobada a finales de 2002, supuso el primer antecedente en el país y el primer reconocimiento de las parejas homosexuales en Latinoamérica.