Público
Público

De imitador de Elvis a terrorista por correo

El sospechoso arrestado por haber enviado sobres con ricino a Obama es un trabajador de la limpieza de 45 años conocido por sus comportamientos erráticos y su afán por las teorías conspiratorias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El hombre arrestado ayer por enviar sendas cartas venenosas a Barack Obama y a un senador es un imitador de Elvis Presley que creía haber descubierto una conspiración para vender partes del cuerpo humano en un mercado negro, informaron hoy medios locales.

Paul Kevin Curtis, de 45 años, fue arrestado por el FBI y la policía local en su casa a las afueras de Tupelo (Misisipi), la ciudad en la que nació Elvis, y las cartas que envió tenían sello de Memphis (Tennessee), la localidad en la que murió el 'rey del rock'.

El sospechoso de enviar cartas que aparentemente contenían ricino a Obama y a Roger Wicker, un senador republicano por Misisipi, era un trabajador de la limpieza que solía actuar disfrazado de Elvis a lo largo de la frontera de ese estado con Tennessee, según el diario local Northeast Mississippi Daily Journal.

Curtis: 'Desde los seis años quería ser como Elvis y comprarle una mansión a mi madre'

'Solía decir: 'cuando crezca seré justo como Elvis y le compraré una mansión a mi madre'. Ese era mi objetivo desde los 6 años', dijo Curtis en una entrevista en 1999 con ese diario. Su familia guardaba decenas de vídeos de sus actuaciones en ceremonias de tributo a Elvis, bodas y otras fiestas. Casado y con un hijo, Curtis también era conocido por sus comportamientos erráticos y su afán por las teorías conspiratorias, que empezó a divulgar después de haber trabajado en la morgue del hospital local en Tupelo.

'Estoy en la primera línea oculta de una guerra secreta', escribió Curtis la madrugada del miércoles en su página de Facebook, de acuerdo con el diario. 'Una guerra que está generando miles de millones de dólares para organizaciones y gente corrupta y relacionada con la mafia (el mercado negro que cosecha huesos, tejidos, órganos y partes del cuerpo humano)', agregó el sospechoso, que según agentes locales ha enviado más cartas sospechosas a autoridades en los últimos años.

En varios mensajes publicados en internet, Curtis cierra sus cartas con una frase similar a la que aparece en las cartas enviadas a Obama y Wicker: 'Soy KC y apruebo este mensaje' o 'Soy Kevin Curtis y apruebo este informe'. Las cartas contienen además el texto: 'Ver algo incorrecto y no exponerlo es convertirse en un aliado silencioso de su continuación'.

Las autoridades estadounidenses siguen analizando las misivas para confirmar que la sustancia granulada que tenían impregnada se trata efectivamente de ricino, una toxina cuyo polvo blanquecino es mortal solo con inhalarlo, si llega al torrente sanguíneo.

El FBI descartó que la carta dirigida a Obama por Curtis estuviera relacionada con las explosiones registradas el lunes en el maratón de Boston, al señalar que 'no hay indicios' que conecten ambos sucesos. No obstante, la cercanía de los hechos contribuyó a aumentar la preocupación en un país con los nervios a flor de piel debido a la incertidumbre en torno a los ataques del lunes, que dejaron tres muertos y más de 170 heridos.

La misiva dirigida a Obama estaba impregnada de una 'sustancia granulada que dio positivo como ricina en un test preliminar' y fue interceptada el martes, al día siguiente de los atentados, en una oficina de correos fuera de la Casa Blanca, según informó el Buró Federal de Investigaciones (FBI). 'El sobre, dirigido al presidente Obama, fue inmediatamente puesto en cuarentena por el personal del Servicio Secreto, y se inició una investigación coordinada con el FBI', indicó la agencia.

La carta llegó el mismo día que otra dirigida al senador republicano Roger Wicker, y que también dio positivo por ricino. 'Esto no ha afectado en ninguna manera a las operaciones de la Casa Blanca ni ha llegado en absoluto cerca del presidente', dijo Carney.

El Servicio Secreto no ha proporcionado detalles sobre la carta, más allá de señalar que fue interceptada en una oficina que 'de manera rutinaria identifica misivas o paquetes que requieren más controles o pruebas científicas antes de su entrega'.