Publicado: 03.12.2014 14:13 |Actualizado: 03.12.2014 14:13

Los impulsores de las protestas en Hong Kong quedan libres una hora después de entregarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los tres líderes del movimiento Occupy Central (OCLP), que lanzó la campaña de desobediencia civil para pedir mayores libertades democráticas para Hong Kong, fueron puestos en libertad sin cargos después de que este miércoles se entregaran a la Policía para autoinculparse por las protestas y han vuelto a pedir a los estudiantes que se retiren.

"La policía no nos ha arrestado hoy pero podría hacerlo en un futuro", declaró a Efe, a la salida de la comisaría, Benny Tai Yiu Ting, quien junto al reverendo Chu Yiu-ming y Chan Kin-man, los tres fundadores del movimiento, apenas pasaron una hora en el edificio policial, cuyas afueras estaban custodiadas por un centenar de agentes.

"La actuación de la policía era la esperada. Nuestro arresto hubiera provocado que más gente se fuera a las zonas ocupadas. De esta forma tratan de pacificar la situación un poco más, deseando que la ocupación termine y esa es también nuestra urgencia, queremos que termine cuanto antes", añadió.

Tai avanzó a Efe que iniciarán nuevas campañas para conseguir el sufragio universal para Hong Kong después de que los estudiantes decidan retirase de las calles. "Una vez que se termine la ocupación callejera habrá una nueva plataforma en la que estudiantes, partidos políticos y otras fuerzas podamos diseñar un plan para como seguir adelante en este largo viaje hacia la democracia", dijo. "Como organización (OCLP) creemos que casi hemos cumplido nuestra misión", insistió.

Durante la cerca de una hora que permanecieron en las dependencias policiales, Tai explicó que les pidieron rellenar un formulario específico sobre las actividades de Occupy Central, en las que debían señalar las casillas de diversos hechos, como tomar parte en asambleas no autorizadas, incitación al delito u obstrucción a la policía. "Sólo hemos hecho lo que debíamos hacer", dijo Tai en referencia a su decisión de presentarse ante las autoridades por quebrantar la ley al formar parte de las protestas no autorizadas.

La decisión del trío fue secundada por más de 60 personas que también se entregaron a la policía, aunque ninguno fue detenido. Varios expertos legales que ayudan al movimiento entregaron a quienes iban a presentarse ante los agentes un documento en el que debían escribir las razones por las que creían que habían cometido un delito.

"Desde que comenzó la campaña de desobediencia me he venido preparando psicológicamente para esto", dijo a Efe Priscilla Chiu, una hongkonesa de 50 años que, según dijo, se autoinculpó de haber ayudado a los estudiantes de la zona ocupada con sus tareas académicas así como de haber participado en la organización de los recursos que el movimiento ha ido recibiendo a través de donaciones.

La policía cuenta con un listado de unas 200 personas relacionadas con el movimiento Occupy Central que podrían ser investigadas por haber cometido delitos como el de enfrentarse a los agentes durante los intentos para eliminar los campamentos de las protesta o incitación a actuar de forma ilegal, publicó hoy el diario independiente de la ciudad South China Morning Post.

En otro episodio de las protestas democráticas de Hong Kong, el líder de la organización de estudiantes de secundaria Scholarism, Joshua Wong, dijo en una rueda de prensa que otros estudiantes podrían unirse a la huelga de hambre que él inició junto con otros dos compañeros en la noche del lunes.

Los acontecimientos de esta semana muestran la creciente división en el movimiento democrático, que nunca tuvo una dirección centralizada, y cuyos componentes están cada vez más separados acerca de qué camino seguir en su búsqueda de elecciones totalmente libres en la ciudad en 2017.

Una encuesta realizada por el Instituto de Investigación Política de Hong Kong en la que se entrevistó a cerca de 200 manifestantes, el 76% de ellos dijeron que no se retirarían incluso si los líderes estudiantiles se lo pidieran. Más del 60 % de los encuestados mostraron su pesimismo acerca de que el próximo jefe del Ejecutivo de Hong Kong vaya a ser elegido a través del sufragio universal sin restricciones, tal y como vienen reclamando desde que estallaran las protestas en las calles de forma permanente, desde el pasado 28 de septiembre.