Publicado: 02.05.2014 16:49 |Actualizado: 02.05.2014 16:49

Un incendio provocado por partidarios de Kiev causa al menos 36 muertos en Odessa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 36 personas han muerto en Odessa, sur de Ucrania, este viernes en el incendio de la casa de los sindicatos, provocado por defensores del Gobierno de Kiev y desatado tras una batalla campal entre manifestantes proucranianos y sectores prorrusos.

Durante los enfrentamientos, los prorrusos se refugiaron en la sede de los sindicatos al verse acorralados y fue después cuando se declaró el incendio. La televisión rusa RT -que eleva hasta 42 el número de muertos- culpa a miembros del grupo ultra ucraniano Sector de Derechas de provocar intencionadamente el fuego arrojando cócteles molotov, y las imagenes prueban también que los asaltantes dispararon con armas de fuego. En el edificio, un grupo de prorrusos respondía a los lanzamientos de estos artefactos lanzando objetos e incluso disparando desde el techo. 

Algunas de las personas atrapadas decidieron saltar por las ventanas para escapar de las llamas, informa el periodista Howard Amos desde la ciudad en su cuenta de Twitter. La mayoría de las víctimas murieron por asfixia, según un comunicado del Ministerio en la región de Odessa.

Los partidarios de Kiev arrojaron varios cócteles molotov y dispararon con armas de fuego contra el edificio

Efectivos del departamento de Situaciones de Emergencia de Odessa lograron rescatar a 120 personas, mientras más de 200 lograron abandonar el edificio por su propio pie y varias decenas más salvaron la vida al subir al tejado de la Casa de los Sindicatos. 

Los muertos en el incendio se suman a otros cinco registrados anteriormente. Partidarios de la unidad del país y opositores a las autoridades de Kiev se enfrentaron con palos y piedras. Sin embargo, durante los choques se escucharon disparos de fuego real. Según el reportero de The Guardian, al menos cinco cadáveres con heridas de bala yacían en el suelo. La Policía ha confirmado que uno de los fallecidos recibió el impacto de una bala en el pecho.

Los choques estallaron cuando varios miles de manifestantes con banderas ucranianas y cantando lemas como "el este y el oeste, juntos" se manifestaban por el centro de la ciudad en una marcha a la que se sumaron hinchas del equipo de fútbol Chernomórets. A su encuentro marcharon varios cientos de prorrusos opuestos al Gobierno de Kiev, armados con escudos y palos, mientras decenas de policías se interpusieron entre ambos grupos tratando de separarlos.

Dmitry Peskov, portavoz del presidente ruso Vladimir Putin, ha responsabilizado este sábado a las autoridades de Kiev y a los estados occidentales que les apoyan de ser directamente responsables del "baño de sangre" ocurrido en la ciudad de Odessa, según agencias de noticias rusas.

"Kiev y sus aliados occidentales están prácticamente provocando el baño de sangre y cargan con esta responsabilidad", aseguraba este sábado a la agencia RIA Novosti.

Sobre la previsible respuesta de Rusia al incendio provocado por los ucranianos, Peskov ha asegurado desconocer las acciones que llevará a cabo este país en respuesta: "No puedo responder a esta pregunta, este es un elemento absolutamente novedoso para nosotros).

Peskov said the violence made the Kiev authorities' plan to hold a presidential election on May 25 "absurd".

Peskov ha asegurado que Putin continuará trabajando para lograr la reducción de esta escalada de violencia, y vuelve a apelar al diálogo para resolver la crisis ucraniana.

Los servicios de seguridad ucranianos han responsabilizado del incendio a grupos armados rusos y de la República Moldava Pridnestroviana, cuya independencia no ha sido reconocida por el país que la engloba, Moldavia.

También les acusan de trabajar juntos para provocar los disturbios: "Los altercados que tuvieron lugar el 2 de mayo en Odessa y han dado lugar a enfrentamientos y muchas bajas se deben a la intervención extranjera", defiende una portavoz de estos servicios, que también señala al círculo del expresidente Yanukovich como instigador de estas revueltas.

El ministro del Interior, Arsen Avakov, ha asegurado este sábado que las operaciones continuarán, y que las fuerzas ucranianas habían tomado una estación de televisión en Kramatorsk, al sur de Slaviansk. "No nos detenemos", ha escrito Avakov en su página de Facebook.

La Policía ha informado que tres personas han muerto a tiros y docenas han resultado heridas en los enfrentamientos entre quienes apoyan a Kiev y los activistas prorrusos en la ciudad portuaria.

El jefe regional de Policía, Petro Lutsiuk, dijo el sábado que más de 130 personas habían sido detenidas y podrían afrontar cargos que van desde participación en disturbios a asesinato premeditado.