Público
Público

Los independentistas flamencos se hacen con Flandes

Bart de Wever gana en Amberes, la segunda ciudad más importente de Bélgica y que ha estado bajo dominio de los socialistas desde la Segunda Guerra Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Nacionalista Flamenco (NVA) ha ganado las elecciones regionales que se han celebrado este domingo en Flandes, a la vez que el líder de la formación, Bart de Wever, se ha adjudicado la alcaldía de Amberes, la segunda ciudad más importante de Bélgica, por detrás de la capital, Bruselas.

La victoria ha servido a De Wever para pedir al primer ministro de Bélgica, el socialista francófono Elio Di Rupo, una nueva reforma del Estado para dotar a Flandes de más autonomía y otorgarle un carácter confederal. 'Lo que hemos hecho hoy es histórico. Hemos llegado a un punto de no retorno en la historia', afirmó De Wever en un discurso que ha pronunciado ante cientos de simpatizantes en la sede del partido político.

De Wever: 'Los flamencos tenemos que gestionarnos como entendamos'

El líder del NVA se ha  impuesto en Amberes con el 36% de los votos, frente al 29,6% de las papeletas que ha conseguido el candidato del Partido Socialista-Diferente, Patrick Janssens. La victoria de De Wever en Amberes marca un hito histórico, ya que es la primera vez que los socialistas se ausentarán de la alcaldía de Amberes desde la Segunda Guerra Mundial, a excepción de un breve periodo se seis semanas en 1976.

'Los flamencos tenemos que defendernos de la calle de la Loi', dijo De Wever en referencia a la avenida bruselense en donde tienen sus sedeS la mayor parte de los ministerios belgas antes de subrayar que 'los flamencos tenemos que gestionarnos como entendamos'. 'Por eso apelo a Di Rupo. Políticos francófonos, responsabilizaos y preparaos con nosotros para la reforma confederal. Es el único camino para salir de esta crisis', afirmó De Wever.

Con esta victoria, De Wever se resarce del fiasco que supuso para el NVA la formación del Gobierno actual tras las elecciones de 2010, que terminó con ese partido separatista fuera del Ejecutivo, pese a haber sido la lista más votada, en favor de una coalición de seis partidos francófonos y flamencos.

El Gobierno recuerda al NVA que ha ganado unas elecciones locales, no nacionales 

Tras conocerse el avance separatista en el norte del país, el presidente de los federalistas francófonos flamencos (FDF), Olivier Maingain, señaló que el resultado 'es dramático, pero era previsible', según señaló el diario francófono La Voix du Nord en su edición digital. Maingain consideró que este resultado es 'un fracaso personal' para Di Rupo, pues en su opinión 'prueba que el Gobierno actual no ha logrado calmar el apetito de los nacionalistas flamencos'.

Asimismo, el secretario de Estado de Energía, el también socialista y nuevo alcalde de Charleroi (sur del país) Paul Magnette, restó importancia al desafío de De Wever, al recordarle que ha ganado unas elecciones locales, no nacionales.

Por su parte, la alianza de tres partidos políticos con la que la coalición gubernamental de Di Rupo se presentaba a los comicios regionales en Flandes, ha sufrido importantes pérdidas en términos electorales. En cambio, los socialistas del primer ministro han conservado la alcaldía de Bruselas, que ostenta Freddy Thielemans, y han conseguido mantener sus ventajas en Valonia, la mitad francófona del país.