Público
Público

Indignación por las declaraciones del presidente de Perú tras un asesinato machista: "Son designios de la vida"

Martín Vizcarra es foco de las críticas tras su polémica respuesta.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Perú, Martín Vizcarra. - EFE

En los últimos días el presidente de Perú, Martín Vizcarra, ha estado en el centro de las críticas por su reacción tras el asesinato de una mujer que fue quemada viva por un acosador. "A veces son los designios de la vida y hay que aceptarlos", respondió Vizcarra al ser preguntado por la muerte de la joven Eyvi Ágreda.

Ágreda, de 22 años, murió el pasado viernes tras ser sometida a múltiples operaciones después de que el 24 de abril fuera atacada por un hombre en un autobús. El asesino, identificado como Carlos Javier Hualpa, roció a la víctima con combustible en un autobús y le prendió fuego mientras decía: "Si no eres mía, entonces no serás de nadie". Hualpa había estado acosando a la joven durante los últimos dos años, pero la Policía no llegó a responder a las denuncias, según la familia de Ágreda. 

Al ser preguntado por el caso, Vizcarra se mostró "apenado" y dijo del agresor que "no tiene perdón", pero después completó su declaración con las polémicas palabras: "A veces son los designios de la vida y hay que aceptarlos".

Las reacciones de repulsa e indignación no tardaron en reproducirse en redes sociales, entre ellas las del congresista Alberto de Belaunde o la líder del partido Nuevo Perú, Verónika Mendoza:

A ellos se sumaron diferentes voces:

El mandatario peruano ha intentado salir al paso de las críticas emitiendo un comunicado en el que declara "de interés nacional y prioridad del Estado" la lucha contra la violencia hacia las mujeres y anunciando que se constituirá una comisión de emergencia para hacer frente a esta lacra.

"El feminicidio de Eyvi nos debe llevar a la convicción profunda de que estos hechos no deben volver a suceder, para lo cual es necesario el cambio de patrones culturales que justifican estas situaciones. La violencia contra las mujeres no tiene justificación", remarcó Vizcarra.