Público
Público

Los indignados ocupan un edificio de UBS en Londres

Pretenden convertir el inmueble vacío de la banca suiza en un "banco de ideas" con actividades y servicios para compensar los recortes del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los indignados de Londres no han podido cumplir su objetivo de 'ocupar la Bolsa' pero sí han logrado conquistar otros espacios de la ciudad. En la madrugada del jueves se adueñaron del primer gran inmueble, un bloque vacío de oficinas propiedad del banco suizo UBS, en el barrio de Hack-ney, al este de Londres.

Los activistas pretenden reabrir hoy el edificio como un 'banco de ideas', donde 'se podrá comerciar con creatividad en lugar de con dinero, al mismo tiempo que abriremos guarderías, centros cívicos y clubes para jóvenes para compensar los recortes del Gobierno a estos servicios', explica Sarah Layler, integrante del movimiento.

El movimiento tiene campamentos en otros dos barrios de la capital británica

Los indignados llevan ya un mes instalados en un campamento de más de cien tiendas de campaña junto a la catedral de San Pablo, en la City, el sector financiero de la ciudad, y un grupo más reducido se ha ubicado en Finsbury Square, en el norte de Londres. El UBS es el primer edificio del que se han apoderado.

Según Jack Holburn, otro de los activistas, 'en los últimos tres meses unas 9.000 familias han sido desahuciadas por no pagar las hipotecas, debido a la crisis creada por los bancos, mientras que UBS y otros tienen inmuebles vacíos'. Una portavoz del UBS dijo que 'estamos al corriente de la situación y actuamos de forma pertinente'.

El jueves a las 18.00 horas venció el plazo dado por el Ayuntamiento de la City, una de las 17 autoridades municipales de Londres, a los acampados frente a la catedral de San Pablo para que se retirasen de la vía pública bajo la amenaza de que serían desalojados con una orden judicial. Un centenar de indignados ha desafiado la orden.

La acampada frente a San Pablo podría acabar en los tribunales

La catedral ha cancelado, por razones de higiene y seguridad, un concierto previsto para el 2 de diciembre. La escalinata que une el templo con la plaza sirve varias veces al año de escenario de espectáculos al aire libre. Todo apunta a que los indignados y las autoridades municipales y religiosas intentan convencerse mutuamente de la legitimidad de sus posiciones. Quien no tendrá, quizás, la misma actitud persuasiva será el UBS.

En caso de fracasar las negociaciones, no sería la primera vez que la ocupación de una vía pública en Londres llega a la Justicia. El Ayuntamiento perdió la batalla judicial contra Brian Haw, a quien un tribunal le dio la razón al considerar que tenía derecho a protestar frente al edificio del Parlamento contra las guerras de Afganistán e Irak, desde 2001 hasta su muerte, en 2010.