Publicado: 20.01.2016 23:02 |Actualizado: 21.01.2016 07:00

La industria militar se frota las manos ante el fin de las sanciones a Irán

Aunque oficialmente el embargo de armas permanecerá otros cinco años, Rusia ya ha empezado a exportar misiles a la república islámica, a la que España ha vendido 265,6 millones de euros en material de doble uso desde 2005

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Lanzaderas de misiles antiaéreos S-300, de fabricación rusa, como los que Moscú ha comenzado a enviar a Irán. SPUTNIK/Valery Melnikov

Lanzaderas de misiles antiaéreos S-300, de fabricación rusa, como los que Moscú ha comenzado a enviar a Irán. SPUTNIK/Valery Melnikov

@CdelCastilloM

MADRID.- "El programa de misiles de Irán no infringe ningún acuerdo internacional", ha manifestado este miércoles el canciller del país persa, Mohamad Yavad Zarif. "Es solo defensivo", recalcaba el iraní ante representantes de empresas y gobiernos de todo el mundo en el Foro Económico de Davos, al que el gobierno de los ayatolás ha acudido para mostrar las oportunidades de negocio que ofrece su país.

Apenas cuatro días después de que los observadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) confirmaran que Irán había cumplido las condiciones del acuerdo con las seis principales potencias mundiales (EEUU, Rusia, Alemania, Reino Unido, Francia y China) para controlar su programa nuclear a cambio de levantar el embargo diplomático y económico impuestas en 2006, Zarif se ha visto obligado a dar explicaciones sobre los planes militares del país.

Disparo de prueba del sistema S-300 en la isla de Creta, Grecia. SPUTNIK

No en vano, desde el anuncio de la OIEA del pasado sábado, el gobierno de Hassan Rouhani ha comenzado a moverse en el mercado internacional, y aunque el acuerdo firmado en julio incluía un embargo militar de otros cinco años, no ha hecho oídos sordos a los vendedores de armas. Con unos 100.000 millones de dólares en fondos internacionales descongelados y anunciada su intención de poner en el mercado medio millón de barriles de petroleo diarios, Irán tiene dinero fresco para negociar.

Los persas, antiguos aliados de Rusia, han llamado primero a las puertas de Moscú para continuar los programas de armamento que quedaron congelados con las sanciones. De esta forma, el gobierno de Vladimir Putin ha comunicado que "ha reanudado los suministros" de misiles antiaéreos S-300, un programa de 800 millones de dólares paralizado en 2010. A la vez, Irán ha demostrado que no hará ascos a casi nadie, anunciando la compra de 114 aviones a la europea Airbus.

Cabe destacar que España era un buen aliado comercial de Irán antes de que las sanciones cerraran su economía. De hecho, el ministro de Exteriores José Manuel García Margallo desveló este martes en Bruselas que está ultimando los detalles con representantes persas para que los de Rouhani construyan una refinería de petroleo en Algeciras. Y la relación no queda solo en el plano civil. 



España: 264,5 millones en material de doble uso a Irán desde 2005

Según el informe del Centro Delàs de Estudios por la Paz Exportaciones españolas de armamento 2005-2014, Alimentando conflictos en Oriente Medio, publicado el pasado mes de diciembre, el Estado español ha vendido material de doble uso a Irán por valor de 264,5 millones de euros en dicho período, en el que solo ha habido un mejor socio para las empresas españolas: Estados Unidos, a donde se han exportado 327 millones. 

"Irán era un país sometido a embargos de armas de la ONU y de la UE en 2014. ¿Por qué se permitieron dichas exportaciones?", se preguntan los investigadores

Como material de doble uso se entienden todos aquellos productos que sirven para fabricar dispositivos militares, tales como sensores, láseres, sistemas de comunicaciones tácticos, etc. El pico de ventas se alcanzó en 2010 —justo antes de que las sanciones por el programa nuclear iraní alcanzaran su punto más duro— con 39,2 millones de euros.

Irán fue, además, uno de los principales destinos de las exportaciones durante 2014, el último año con datos disponibles, alcanzando los 26,45 millones de euros. "Cabe destacar que los datos registrados en aduanas no son mencionados en ningún caso en el informe oficial del gobierno", denuncian los investigadores del Centro Delàs, que destacan que era "un país sometido a sendos embargos de armas tanto de la ONU como de la UE" en 2014. "Entonces, ¿por qué se permitieron dichas exportaciones? ¿por qué no se recogen ni justifican dichas exportaciones en el informe oficial?", se preguntan. 

Gráfico de exportaciones realizadas de material de doble uso en  2005-2014 han ascendido a 168 millones de euros. CENTRO DELÀS

Gráfico de exportaciones españolas de material de doble uso en el período 2005-201. CENTRO DELÀS

El sistema para validar las exportaciones de armas de empresas españolas —a las que la ley impide vender a países "en conflicto"— está diseñado de forma que es prácticamente imposible fiscalizar el trabajo de la comisión gubernamental que se encarga de ello, tal y como denunciaba en este medio Eduardo Melero, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Autónoma de Madrid. Los riesgos de esta situación son evidentes: "Irán podría estar reexportando de manera ilícita estas municiones a otros países aliados con conflictos abiertos (haciéndolas llegar a milicias de Siria o Irak, entre otros países)", señalan los investigadores del Delàs.