Público
Público

Un informe oficial critica la desorganización policial francesa

Detalla cómo los agentes han desaparecido de los barrios más difíciles para ser concentrados en barrios ricos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente Nicolas Sarkozy, que llegó al poder en 2007 gracias a la promesa de acabar con la delincuencia mediante la mano dura policial, se llevó ayer un mazazo. Se lo propinó un informe del Tribunal de Cuentas, que critica duramente la 'desorganización' de las fuerzas del orden, detalla cómo los agentes han desaparecido de los barrios más difíciles para ser concentrados en barrios ricos, y denuncia el despilfarro en cámaras de videovigilancia.

El estudio, que analiza la evolución desde 2002, cuando Sarkozy era ministro de Interior, destaca que aunque se ha aumentado el número de efectivos de las fuerzas de Policía y Gendarmería eso no se refleja en resultados. Para los expertos del Tribunal de Cuentas, el 'descenso de la delincuencia' reivindicado por el Ejecutivo 'no es pertinente dada su heterogeneidad'. Así, destacan, han bajado los robos de coches, pero han subido un 20% las agresiones violentas contra las personas.

Esa ineficacia podría deberse a una reestructuración 'costosa y compleja' de la fuerza pública, impulsada por Sarkozy, y que habría 'desorganizado' la Policía. Por otra parte, el Tribunal denuncia la 'costosa' generalización de las cámaras de videovigilancia, un proceso impulsado por Sarkozy, aconsejado por su amigo Alain Bauer, propietario de una empresa de consultoría en instalación de esos dispositivos.

El ministro de Interior, Claude Guéant, cargó contra el informe del organismo oficial independiente, y sacó un comunicado que critica 'un número importante de inexactitudes, errores de análisis y olvidos que a menudo carecen de objetividad'.