Público
Público

Intelectuales y políticos responden a 'Público'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fayez Saqqa

Dirigente de Al Fatah, portavoz de la OLP y diputado palestino

Israel debe aceptar las resoluciones de la legalidad internacional. El cumplimiento de las resoluciones permitirá a los palestinos tener un Estado independiente en el 22% de la Palestina histórica. Sólo si Israel acata las resoluciones puede haber paz y acabarse el conflicto.

Escritor israelí. Su último ensayo en castellano es 'Contra el fanatismo'

Creo que lo básico es que las dos partes acepten que la frontera debe respetar la línea verde de 1967, aunque luego se hagan algunas modificaciones. Jerusalén deberá servir como dos capitales, para los israelíes y los palestinos. Será necesario que se acuerden unos arreglos en temas de seguridad que sean satisfactorios para Israel. También deberá hallarse una solución al problema de los asentamientos judíos, aunque no tengo ni idea de qué solución podría ser. Es difícil ser profeta en la tierra de los profetas.

Escritor israelí. Su último libro en castellano: 'Una mujer en Jerusalén'

Cada parte pondrá sus condiciones, pero que las de unos y otros no son similares. Los israelíes deben enfatizar en las cuestiones de seguridad, en la desmilitarización del futuro Estado palestino y en el no retorno de los refugiados. El énfasis de los palestinos debe estar en la frontera de 1967 como elemento básico, aunque deberían proponer algunos cambios de territorios de valor equivalente. La frontera de 1967 es una condición esencial. También debe arreglarse la cuestión de los colonos, y estoy contento de que Netanyahu haya hablado de este tema con Obama y haya sugerido la posibilidad de que una minoría de ellos se quede dentro del Estado palestino.

Política palestina y profesora de literatura

Lo más importante es afrontar las negociaciones con seriedad, sin que se produzcan evasivas, y esto es particularmente necesario en referencia a Israel. El Estado judío debe renunciar a los asentamientos y a los controles militares. Debe negociar la sustancia del conflicto y no perpetuar las negociaciones porque sí, divagando acerca de tecnicismos, como ha hecho hasta ahora, y sin entrar en la sustancia. También es necesaria una aproximación generosa al tema de Jerusalén.

Directora de Casa Árabe e Instituto de Estudios del Mundo Musulmán

Con respecto a las circunstancias, hay dos cuestiones sustanciales. Que Israel detenga cualquier construcción o ampliación de colonias en Cisjordania, lo cual demostraría que está dispuesto a negociar una solución definitiva, y que se trabaje con ahínco para conseguir la reconciliación palestina. La división Gaza/Cisjordania podría hacer inviable la aplicación de lo que se negocie. La referencia de las fronteras de 1967 debe inspirar lo máximo posible la definición geográfica del Estado palestino, que debe tener continuidad territorial. Se necesita una firme voluntad política internacional de resolver de manera justa el conflicto. Y Europa debe participar en ello.

Portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel

Lo primero que se debe decir es que no existe una fórmula mágica que pueda garantizar que la negociación tenga éxito, pero creo que lo más necesario es la discreción de los negociadores y una seriedad absoluta. Con toda seguridad habrá manipulación diplomática y política, pero es necesario que su dosis sea mínima. No debe haber interferencias nocivas, violentas, desde fuera; me estoy refiriendo a Irán.

Miembro del Centro Internacional de Toledo para la Paz

Israelíes y palestinos tienen que avanzar lo más lejos que puedan en todos los aspectos, incluyendo asuntos claves como Jerusalén y los refugiados, dentro del plazo que ha marcado EEUU. Después, con el probable desacuerdo sobre el control de ciertas partes de Jerusalén y el derecho a retorno, los mediadores de EEUU tendrán que producir propuestas creativas y vinculantes. La intervención directa, honesta y determinada de Obama será crucial. Al mismo tiempo, EEUU y la UE tendrán que montar una campaña internacional para ganar el apoyo a una solución final en el mundo árabe y musulmán y de las grandes potencias. También habrá que hablar con Hamás y Hizbolá.

Consejero del Gobierno de Hamás en la franja de Gaza

Para que las negociaciones con Israel tengan éxito, se debería cambiar dos o tres cosas. En primer lugar, las negociaciones no deberían haberlas convocado Estados Unidos, sino Naciones Unidas, y a las mismas debería incorporarse Europa. Además, deberían guiarse por las resoluciones de Naciones Unidas. Y en segundo lugar, debería existir un amplio consenso entre los palestinos, algo que no ocurre ahora mismo.