Publicado: 04.12.2015 14:06 |Actualizado: 04.12.2015 14:06

Interior lanzará un teléfono, una web y una app para recibir alertas yihadistas

También pondrá en marcha una plataforma online en la que difundirán testimonios de exyihadistas arrepentidos y de sus familiares.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Imágenes de la operación Barrrad en la que se ha detenido un hombre de nacionalidad marroquí con intención de viajar a Siria para incorporarse al DAESH. EFE

Imágenes de la operación Barrrad en la que se ha detenido un hombre de nacionalidad marroquí con intención de viajar a Siria para incorporarse al DAESH. EFE

BRUSELAS.- El ministerio del Interior pondrá en marcha tres medidas de lucha contra la radicalización de forma inmediata en España para facilitar el aviso ciudadano a los servicios de inteligencia.

Se trata de tres canales de comunicación, un teléfono público y gratuito que no dejará rastro, una página web con la que se podrá interconectar y una aplicación electrónica de alertas que tendrán los ciudadanos para ponerse en contacto con el centro de inteligencia contra el terrorismo y el crimen organizado, si tienen conocimiento de algún proceso de radicalización en su entorno.



El ministro recalcó que "esas iniciativas las vamos a poner en marcha con carácter inmediato".

Contrapropaganda al DAESH en Internet

Asimismo, el Gobierno activará en los próximos días su estrategia contra la radicalización yihadista con la que pretende hacer frente al relato terrorista, especialmente activo en las redes sociales. Uno de los frentes en los que se planteará esa batalla será precisamente en Internet, donde se pretende difundir testimonios de personas que se desplazaron a hacer la yihad y volvieron arrepentidos o la experiencia de familiares que han sufrido la partida de seres queridos a lugares en conflicto como Siria o Irak.

El Plan cuenta con la participación de hasta 12 ministerios, aunque estará coordinado por Interior y concretamente por el Centro de Investigación contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO). "Intentaremos hacer una contranarrativa también seductora y también eficaz, aunque no vamos a entrar en batallas de marketing", avanza uno de los responsables del plan, consciente de la alta calidad técnica de los contenidos audiovisuales con los que Estado Islámico (Daesh) persuade a diario a miles de personas en todo el mundo.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto a la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna. EFE

"Nuestros mensajes deberán convencer con el fondo y no con la forma, contando experiencias frustradas", detallan las fuentes coordinadoras de este Plan. Según los datos que obran en poder de Interior, la red de productoras audiovisuales creada por Daesh para difundir sus crímenes ha permitido al grupo terrorista incrementar un 70 por ciento la captación de nuevos combatientes extranjeros (foreign fighters). Se estima que 25.000 han llegado al califato en los últimos años, entre ellos al menos 139 desde España.

No obstante, fuentes de la lucha antiterrorista advierten de que la mayoría de ellos se arrepiente al llegar a la zona, según consta en las comunicaciones que establecen con sus familias desde allí. Comprueban al llegar que la realidad es muy diferente al escenario idílico que esperaban.

Por su parte, el ministro mantuvo una reunión previa al Consejo con los países más afectados por el terrorismo yihadista y una bilateral con el comisario europeo de Interior, Dimistris Avramopoulos, al que le entregó el proyecto de carta de derechos de las víctimas del terrorismo.

Preguntado acerca de si España recibió información de que uno de los terroristas de los atentado del 13-N en París podría haber huido hacia el país, el ministro aclaró que no ha habido ninguna indicación específica sino un aviso general a todos los países que comparten frontera con Francia.

"Se nos dio su identidad y pusimos controles fronterizos coordinados por si intentaba escapar", precisó, al tiempo que afirmó que no ha habido "ninguna indicación expresa" de que pretendía huir a España o de que lo haya hecho.