Publicado: 22.08.2014 17:52 |Actualizado: 22.08.2014 17:52

Interior, vigilante ante los yihadistas españoles detectados en Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado permanecen vigilantes ante la trayectoria de los 30 yihadistas españoles que han sido detectados en Siria y ante la amenaza que representa un eventual retorno de éstos a España, según fuentes de Interior.

Las operaciones contra el terrorismo yihadista desplegadas en España demuestran que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad están muy pendientes de esta amenaza, que figura como una prioridad tanto en la agenda del Ministerio del Interior español como en la agenda de los otros ministros de la Unión Europea (UE), destacan estas fuentes a Efe.

Los Gobiernos europeos asisten con preocupación a este fenómeno, ante el temor del regreso de los combatientes supervivientes de la guerra civil en Siria, radicalizados aún más y entrenados para el combate.

De hecho, el enrolamiento de yihadistas europeos fue uno de los temas fundamentales que se abordaron en la reunión del G6 celebrada en Barcelona el pasado junio. En esta reunión participaron Francia, Alemania, Reino Unido, Italia Polonia, España y Estados Unidos.

La amenaza de los extranjeros combatiendo en Siria ha quedado patente esta semana con el asesinato del periodista estadounidense James Foley a manos de un yihadista de procedencia británica y que fue difundido en un vídeo por la organización yihadista Estado Islámico (EI).

La brutalidad del EI, que está sembrando el terror en Irak, ha incrementado la preocupación por las personas que desde Europa viajan a combatir a este país o a Siria y que luego vuelven como terroristas y pueden cometer atentados.

Las autoridades de Reino Unido calculan que entre 400 y 500 ciudadanos británicos están en Siria o Irak y consideran que unas 250 personas que habrían vuelto al Reino Unido tras haber estado integradas en el Estado Islámico.

La fiscal coordinadora de terrorismo internacional en la Audiencia Nacional, Dolores Delgado, ya apuntó en una entrevista con Efe que, según los expertos, el 80% de los europeos que va a Siria se decanta por la organización Estado Islámico (EI) "que es la que más ha captado la atención de los yihadistas en Europa" y las vías de entrada son fundamentalmente Turquía, seguida de Bulgaria, Grecia y Túnez.

Se cree que en Siria, según esta fiscal, los combatientes extranjeros de origen europeo son un 18% de un total de unos 2.000, que se reparten mayoritariamente entre franceses y británicos, seguidos de los procedentes de Alemania, Bélgica, Países Bajos y finalmente España.

De esos 2.000 combatientes europeos, cifra avanzada a Público por fuentes diplomáticas árabes en abril pasado, unos 200 serían españoles o residentes legales en España que se han desplazado a esa zona de conflicto para combatir dentro de la guerra civil que se produce en Siria e Irak en los diferentes grupos que combaten entre sí. Muchos son españoles y norteafricanos residentes legales en Ceuta y en Melilla. Pero también hay voluntarios muyahidín de Cataluña, Málaga y Madrid.

La comunidad argelina de Francia, en especial, así como jóvenes musulmanes de Reino Unido, Alemania, Suecia, Bélgica, Dinamarca y Holanda se están uniendo a los grupos rebeldes de Siria, informó Público.

Las fuentes de Interior consultada por Efe recuerdan que en España han sido detenidas 31 personas vinculadas con el terrorismo internacional, en su mayoría islamistas, lo que la convierte en el primer país, o uno de los primeros, en detención de estos terroristas.

La mayor parte han sido detenidas al ser desarticuladas redes dedicadas al reclutamiento de yihadistas que operaban en Ceuta y Melilla y que están vinculadas a otras redes similares radicadas en Marruecos.

No obstante, en otra de estas redadas se desarticuló un grupo de nueve personas que operaba desde Madrid y que lideraba Lachen Ikassrien, quien residía en España tras ser extraditado en 2005 desde Guantánamo, donde permanecía tras su detención en Afganistán en 2001, y que quedó en libertad tras ser absuelto de pertenecer a la célula española de Al Qaeda.