Publicado: 28.09.2016 14:21 |Actualizado: 28.09.2016 20:36

La investigación concluye que el MH17 fue abatido por un misil llevado desde Rusia al este de Ucrania

El vuelo de Malaysia Airlines fue derribado en julio de 2014 con 298 personas a bordo. Moscú niega todas y cada una de las conclusiones de un informe elaborado por
fiscales de Países Bajos, Australia, Bélgica, Malasia y la propia Ucrania.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Un investigador analiza los restos del MH17. - REUTERS

Un investigador analiza los restos del MH17. - REUTERS

MADRID.- Los fiscales que conforman el Equipo Conjunto de Investigación (JIT, por sus siglas en inglés) han llegado a la conclusión de que el vuelo MH17 de Malaysia Airlines que cayó el 17 de julio de 2014 en el este de Ucrania fue derribado por un misil Buk transportado desde Rusia y lanzado desde esa zona. según ha informado este miércoles la Fiscalía holandesa. 

El equipo internacional de investigación ha precisado que el arma fue disparada desde un campo cercano a la localidad de Pervomajsk, en el este de Ucrania, que en ese momento estaba en manos de los rebeldes prorrusos. Robby Oehler, un familiar que perdió en el vuelo a su sobrina, ha explicado que los familiares de las víctimas del MH17 han sido informados de que están siendo investigadas unas 100 personas como sospechosas del derribo de la aeronave, un Boeing 777 que volaba desde Ámsterdam con destino a Kuala Lumpur.



"Nos han dicho cómo fue transportado el misil Buk y cómo han llegado a esa conclusión mediante escuchas telefónicas, material grabado y vídeos", ha señalado Oehler.  El Equipo Conjunto de Investigación está integrado por fiscales de Países Bajos, Australia, Bélgica, Malasia y Ucrania. En 2015, una investigación desarrollada por las autoridades holandesas concluyó que un misil ruso modelo Buk derribó el avión aunque no pudieron aclarar el punto desde el que fue lanzado. Las conclusiones del JIT podrían servir como base para un futuro proceso penal por el derribo del avión de Malaysia Airlines, en el que viajaban 298 personas.

Rusia ha rechazado todas y cada una de las conclusiones del informe. "Rusia está decepcionada (...) Las conclusiones de la Fiscalía holandesa confirman que la investigación es parcial y está políticamente motivada", ha asegurado María Zajárova, la portavoz de la Cancillería rusa. Moscú  Moscú ha acusado además al Equipo Conjunto de Investigación de admitir a expertos de Ucrania, parte implicada en el suceso ocurrido en la región de Donetsk, e ignorar las aportaciones rusas. "Es una broma de mal gusto que convirtieran a Ucrania en miembro de pleno derecho del grupo conjunto de investigación regalándole la posibilidad de manipular las pruebas en su favor", dijo.

Hace apenas dos días, las autoridades rusas presentaron pruebas que demostrarían que el misil que derribó el avión no fue lanzado desde zonas controladas por los separatistas prorrusos. El sistema de radares ruso ubicado en la región de Rostov del Don ─muy próxima a la zona de la tragedia─ "no detectó el acercamiento de objetos voladores al avión en los momentos previos al siniestro", aseguró a los medios el comandante de las fuerzas radiotécnicas rusas, Andréi Koban. "Si el Boeing malasio fuera derribado por un misil disparado desde una zona situada al este del punto de la catástrofe, (el proyectil) habría sido localizado por el radar ruso", subrayó el militar.

Koban aludió a que el aparato de Malaysia Airlines se estrelló en una zona de la región oriental de Donetsk en la que en ese momento tenían lugar combates entre las milicias separatistas, desplegadas al este del punto cero de la catástrofe, y las fuerzas ucranianas, que avanzaban desde el oeste. El oficial ruso también dijo tener pruebas que apuntarían a que las fuerzas de Kiev contaban con sistemas de defensa antiaérea en la zona del siniestro e insinuó que podían haberlos usado contra el avión de pasajeros.