Público
Público

"La ira puede explotar en el mundo musulmán"

El promotor de la mezquita Nueva York dice que ésta debe continuar por seguridad nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El iman Faisal Abdul Rauf promotor de la polémica mezquita en Nueva York afirmó hoy que sus planes tienen que continuar por seguridad nacional para no mandarles un mensaje a los radicales de que el islam está siendo atacado en Estados Unidos.

'Si no hacemos lo correcto, la ira puede explotar en el mundo musulmán' dijo Rauf quien advirtió que 'si no manejamos esta crisis correctamente, podría convertirse en algo muy peligroso'.

Rauf consideró que mover el proyecto a otra ubicación sería fortalecer la capacidad de los islamistas radicales a reclutar seguidores y aumentará la violencia contra los estadounidenses.

No hay que mandar un mensaje a los radicales de que el islam está siendo atacado en EEUU No obstante señaló que si hubiera sabido la polémica que ello crearía, no habría planeado construir la mezquita y el centro cultural islámico en el lugar previsto.

El imán acaba de regresar de un viaje a Oriente Medio financiado por el Departamento de Estado, para estrechar lazos con el mundo musulmán, donde señaló que 'están muy preocupados por este asunto'.

'Estados Unidos es la única superpotencia global de hoy, y lo que ocurre aquí tiene un impacto enorme sobre el resto del mundo', señaló el imán que reiteró que la solución sobre qué hacer con el centro es importante 'para nuestra seguridad nacional'.

El imán condenó asimismo todo tipo de violencia y sobre el grupo radical palestino Hamás, incluido en la lista de terroristas del Departamento de EEUU, señaló: 'Condeno a todo aquel que comete actos de terrorismo y Hamás ha cometido actos de terrorismo'.

Rauf y su esposa Daisy, son los fundadores del proyecto Casa Córdoba, un centro cultural islámico y una mezquita que ocupará un edificio entero en Manhattan a dos manzanas de la 'zona cero'.

Los críticos le reprochan que haya decidido abrir el centro excesivamente cerca de donde se produjeron los atentados del 11 de septiembre de 2001, pero Rauf recordó que era iman de una mezquita que estaba a diez manzanas de la 'zona cero' y se definió como un hombre de paz que busca el entendimiento con otras religiones.

'No es nuestra intención crear más conflicto, somos musulmanes estadounidenses y queremos ser parte de la solución, estamos preparados, tenemos la disposición y podemos ser parte de la solución', aseguro el iman.

Diversos políticos y líderes sociales se han manifestado a favor de su construcción en alguna otra zona de Manhattan, pero consideró que 'podría ser peligroso'.

La sombra del 11-S

El asunto es un tema sensible cuando el próximo sábado se cumple el noveno aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, en los que murieron cerca de 3.000 personas.

Rauf lamentó la politización que se está haciendo del centro y de la religión y agregó que 'si hubiera sabido que esto hubiera causado tanto dolor no lo hubiera hecho. Toda mi vida me he dedicado a promover la paz'.

'Si hubiera sabido que esto hubiera causado tanto dolor no lo hubiera hecho' Asimismo aseguró que el centro, que costará 100 millones de dólares que esperan recaudar de donaciones 'claras', 'correctas' y 'legales', albergará un memorial para recordar a las víctimas de los atentados del 11-S.

Mientras tanto los estadounidenses siguen manifestándose en contra de la mezquita, según revela una encuesta realizada por el diario Washington Post y ABC News, en la que dos tercios de los consultados consideran que 'no debe construirse' en ese lugar.

Estos nuevos datos muestran una opinión cada vez más crítica con el Islam: un 49% de los estadounidenses dicen que tienen puntos de vista desfavorables del Islam, frente al 37% que se muestra favorable.

Según los encuestadores, este es el dato más negativo que han registrado desde octubre de 2001.