Público
Público

Irán califica de "guerra psicológica" el embargo a su petróleo

EEUU celebra el veto. Francia, Alemania y Reino Unido piden a Teherán el cese "inmediato" de sus actividades nucleares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irán ha criticado el embargo a sus exportaciones de petróleo a la Unión Europea. En la primera reacción de un miembro del Gobierno, un portavoz del Ministerio de Exteriores ha dicho que el veto es 'injusto' y que no va a ayudar a la crisis de los países europeos.

Desde Teherán se recuerda que Irán cuenta con las reservas de crudo de la cuarta parte del mundo. Con lo que, el embargo entra dentro de la 'propaganda y la guerra psicológica'.

Por su parte, EEUU ha celebrado la decisión de la UE 'como otro paso contundente en el esfuerzo internacional para incrementar la presión sobre Irán', consistentes con las medidas ya tomadas por Washington contra el programa nuclear de Teherán.

Asimismo, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, han pedido a Irán el cese 'inmediato' de sus actividades nucleares consideradas susceptibles de uso militar.

La UE subraya que 'Irán no ha respetado sus obligaciones internacionales' 

En un comunicado difundido por el Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, Sarkozy, Merkel y Cameron exigen que Teherán se atenga 'totalmente a sus obligaciones internacionales', pero señalan que 'la puerta está abierta si acepta comprometerse seriamente en las negociaciones de fondo sobre su programa nuclear'. 'Hasta que no haya vuelto a la mesa de negociaciones, nos mantendremos unidos para aplicar medidas fuertes que comprometan la capacidad del régimen para financiar su programa nuclear', aseguran.

Al embargo petrolero europeo se sumarán nuevas sanciones financieras, incluidos el bloqueo de activos en Europa del Banco Central iraní y una prohibición parcial de las transacciones con esa institución, y con ellas se quiere demostrar 'el coste de tomar una vía que amenaza la paz y seguridad de todos'. 'No tenemos nada en contra de la población iraní. Sin embargo, los dirigentes iraníes no han restablecido la confianza de la comunidad internacional sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa nuclear', indican en la declaración conjunta.

Subrayan que, 'hasta el momento, Irán no ha respetado sus obligaciones internacionales, ya exporta violencia y amenaza al conjunto de la región' y recalcan que el mensaje a las autoridades iraníes es 'claro' y refleja que no se aceptará que 'Irán se dote de armamento nuclear'.