Público
Público

Irán condena a muerte a un estadounidense por "espiar para la CIA"

Amir Mirza Hekmati, de 28 años y descendiente de iraníes, fue acusado de ser entrenado por EEUU en Irak y Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irán ha sentenciado a muerte al estadounidense de origen iraní Amir Mirza Hekmati por espiar para la CIA, según informa la agencia de noticias semioficial Fars.

'Amir Mirza Hekmati fue sentenciado a muerte (...) por cooperar con el país hostil (Estados Unidos) y espiar para la CIA', dijo Fars, sin citar fuentes.

Hekmati, de 28 años, nacido en Arizona y descendiente de iraníes, fue detenido en diciembre acusado por el Ministerio de Inteligencia de recibir entrenamiento en las bases de EEUU en Afganistán e Irak. La judicatura iraní dijo que Hekmati admitió tener vínculos con la CIA pero que no tenía intención de dañar a Irán.

Hekmati es considerado un colaborador de Estados Unidos que trató de implicar a Irán en actividades de terrorismo. El tribunal le declaró un 'mohareb', es decir, aquel que lucha contra Dios, razón por la que fue condenado a la pena capital.

En Irán rige una interpretación de la ley islámica por la que se condena a muerte a los asesinos, violadores, narcotraficantes y a aquellos que atenten contra la República Islámica. Según la sentencia judicial, el acusado alegó en su defensa que había sido 'engañado por el servicio de espionaje estadounidense', aunque admitió que había entrado a Irán para interferir en el sistema de inteligencia de Irán.

La portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Victoria Nuland, pidió al Gobierno iraní que autorizara a la embajada de Suiza en Teherán, que alberga la oficina de intereses estadounidense, a tener acceso a Hekmati y negó que el detenido fuese un espía.

Hekmati reconoció que era un agente de la CIA de EEUU en un vídeo difundido el pasado 18 de diciembre por el Canal 3 de la televisión oficial iraní, IRIB. Asimismo, reconoció que en 2001 entró en las Fuerzas Armadas de EEUU, donde tuvo entrenamiento militar y de inteligencia y aprendió lenguas, en especial árabe y persa, idiomas de los que previamente tenía ligeros conocimientos.

Para su actual misión, el supuesto espía confesó que había recibido entrenamiento especial para infiltrarse en las agencias de inteligencia iraníes y que previamente había trabajado para los servicios secretos militares de EEUU en Irak y Afganistán. Según las autoridades iraníes, EEUU había preparado 'una compleja trama' para infiltrarse en el aparato de inteligencia de la República Islámica de Irán y la CIA organizó la parte operativa del plan con esta misión.

Hekmayi, según la agencia IRNA, había sido identificado por los servicios de inteligencia iraníes en la base de Bagram que Estados Unidos tiene en Afganistán y posteriormente fue localizado y detenido.