Público
Público

Irán dobla la represión y amenaza a Occidente

El presidente iraní anuncia nuevos avances en su programa nuclear. Los líderes opositores son atacados en la calle en el aniversario de la Revolución Islámica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, volvió a retar este jueves a sus enemigos internacionales con su plan atómico mientras intensificó la represión interna aprovechando la celebración del 31 aniversario de la Revolución Islámica.

El acto principal se desarrolló en la plaza Azadi libertad en farsi en la que el presidente ultraconservador habló ante una multitud de seguidores con banderas y retratos del líder supremo, el ayatolá Alí Jameneí, que cantaban consignas contra EEUU e Israel.

Ahmadineyad dice que su país ya es capaz de enriquecer uranio al 20%

El ambiente de exaltación nacional de la plaza Azadi era muy distinto en otras de las principales calles de la capital iraní. Las anunciadas protestas del movimiento opositor fueron duramente reprimidas, según los medios reformistas locales.

Los seguidores de Mir Huseín Musaví, uno de los candidatos opositores que denunció el fraude en las presidenciales de junio, fueron detenidos por la policía y atacados por los milicianos radicales islámicos, los basiyís.

Las fuerzas de seguridad iraníes impidieron a Musaví salir de su propia casa y golpearon a su mujer, Zahra Rahnavard, según Kaleme, una de las páginas web del movimiento opositor. También fue atacado el ex presidente reformista Mohamed Jatamí cuando se dirigía a una manifestación de la oposición. Mehdi Karrubi, otro de los candidatos presidenciales derrotados por Ahmadineyad, sufrió un violento asalto mientras se trasladaba en su coche, que quedó destrozado.

La televisión estatal no mencionó a los opositores y se limitó a afirmar que 'decenas de millones de personas' acudieron a las marchas para conmemorar el 31 aniversario de la Revolución Islámica que acabó con el régimen del último Sha de Persia, Mohamed Reza Pahlevi.

Mientras el país afronta su peor crisis política desde la fundación de la República Islámica, el Gobierno de Ahmadineyad intenta sacar réditos políticos explotando ante la población iraní su derecho al acceso a la tecnología nuclear.

'Cuando decimos que no estamos fabricando la bomba, lo decimos en serio y no creemos en la necesidad de fabricarla', dijo Ahmadineyad. El tono del presidente fue subiendo hasta lanzar las amenazas. 'La nación iraní es lo suficientemente valiente como para, si un día queremos fabricar bombas nucleares, anunciarlo sin teneros miedo', dijo Ahmadineyad en referencia a EEUU y al resto de potencias occidentales que le acusan de tener un plan atómico con fines militares.

Poco después, Ahmadineyad anunció que los científicos iraníes habían logrado enriquecer una remesa de uranio al 20% y que ya tienen la capacidad de hacerlo al 80%. Eso les situaría muy cerca del nivel en el que un programa nuclear puede pasar a ser militar.

Irán siempre ha mantenido que su plan atómico persigue únicamente fines civiles y que su país tiene derecho al acceso a la tecnología nuclear.

El director del Organismo Iraní de la Energía Atómica, Alí Salehí, presumió de los presuntos avances en el enriquecimiento de uranio: 'Podemos enriquecer hasta el 100%. Tenemos la capacidad y la habilidad para hacerlo pero nunca hemos tenido esa intención salvo que lo necesitemos'.

Salehí también afirmó que la producción del uranio enriquecido al 20%, que comenzó el martes, se limitará a las necesidades del reactor con fines médicos de Teherán.

EEUU afirmó ayer que no se cree que Irán sea capaz de enriquecer uranio al 20%. 'No creemos que tengan la capacidad de enriquecer uranio al grado que ellos dicen que lo están enriqueciendo', dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs. Washington negocia con el resto de miembros del Consejo de Seguridad la aprobación de nuevas sanciones contra irán.