Público
Público

Irán prueba en el Pérsico sus misiles de largo alcance

La República Islámica exhibe su potencial militar para demostrar que si fuese atacada podría alcanzar con su armamento bases de EEUU e Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irán lanzó ayer con éxito dos misiles de largo alcance durante unas maniobras navales en el golfo Pérsico, mostrando con su potencial militar que podría golpear bases israelíes y estadounidenses en la región si fuese atacado. 'Hemos probado con éxito misiles de largo alcance tierra-mar y tierra-tierra, denominados Ghader [Capaz] y Nur [Luz]', afirmó ayer a la televisión estatal el almirante Mahmud Musavi, subcomandante de la Marina iraní.

A estos hay que añadir el misil crucero tierra-mar (y mar-mar) de corto alcance Nasr [Victoria], que también fue lanzado ayer con éxito durante las maniobras Velayat 90, que se llevan a cabo en las aguas del sur del país entre el estrecho de Ormuz y el océano Índico. Todos los misiles han sido diseñados y fabricados por especialistas jóvenes de la Armada, por centros científicos y de investigación y por la industria de Defensa local.

Teherán ensaya el bloqueo de Ormuz aunque dice que no lo ha decidido aún

Los Ghader, por ejemplo, tienen un alcance de 200 kilómetros, han sido diseñados para atacar objetivos de zonas costeras y son capaces de destruir un buque de guerra.

En respuesta a la creciente presión occidental sobre sus planes nucleares, Irán comenzó la semana pasada estos ejercicios, advirtiendo de que podría cerrar el estrecho de Ormuz si se impusieran sanciones a su comercio marítimo, principal fuente de ingresos del país.

Estos diez días de juegos de guerra naval y la amenaza de sellar la estrecha línea de navegación por la que pasa el 40% del crudo mundial han golpeado a los mercados del petróleo, lo que también ha disparado su precio. Los analistas sostienen que la estridente retórica de Irán tiene como objetivo enviar a Occidente el mensaje de que se lo piense dos veces antes de ejercer presión, ante el alto coste económico que puede suponer.

La Quinta Flota de EEUU afirma que no permitirá el cierre del estrecho

Irán niega las acusaciones occidentales de que intenta desarrollar armas atómicas y afirma que necesita la tecnología nuclear para generar electricidad y con fines médicos. EEUU e Israel no han descartado una acción militar contra Irán si la diplomacia no resuelve la disputa sobre su programa nuclear.

Mientras, las autoridades de la República Islámica, pese a asegurar que no tienen la intención de cerrar el paso marítimo, reconocieron que habían llevado a cabo simulacros de bloqueo, algo que podría suponer un desabastecimiento de crudo en el mundo de consecuencias imprevisibles. 'No hay orden de cerrar el estrecho de Ormuz. Pero estamos preparados para varios escenarios', manifestó el almirante Habibolah Sayari, comandante de la Marina.

La Quinta Flota estadounidense, con sede en Bahréin, anunció que no permitirá que la navegación se vea interrumpida. Musavi, por su parte, indicó que las maniobras serían supervisadas por observadores extranjeros, pero no detalló su procedencia ni su número.

Por esa vía de navegación circula el 40% del tráfico mundial de crudo

La Unión Europea está estudiando seguir los pasos de EEUU y prohibir las importaciones de crudo iraní. El presidente estadounidense, Barack Obama, reforzó el sábado la presión con la aprobación de sanciones a las instituciones financieras que negocien con el Banco Central iraní. Si estas se cumpliesen a rajatabla, podrían imposibilitar a la mayoría de las refinerías la compra de crudo al cuarto productor mundial.

Francia, por su parte, lamentó el lanzamiento de misiles. 'Las pruebas suponen una muy mala señal hacia la comunidad internacional', afirmó ayer el portavoz del Ministerio de Exteriores, Bernard Valero, quien exigió 'libertad de movimientos en el estrecho' de Ormuz.