Público
Público

Irán suspende la lapidación a Sakineh para revisar la condena

La mujer está acusada de adulterio y asesinato. El caso sigue abierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Irán ha suspendido la condena a muerte por lapidación de Sakineh Mohammadi Ashtiani, la mujer acusada de adulterio y de colaborar en el asesinato de su marido.

La sentencia, que ha recibido numerosas críticas de la comunidad internacional, ha sido suspendida y va a ser revisada, según ha informado este miércoles un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní a una cadena de televisión pública.

Tras conocer la noticia, los familiares de Ashtiani respiran aliviados, ya que pensaban que sería ejecutada al finalizar el Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes, que concluirá el próximo 10 de septiembre.

'El Ramadán llega a su fin y, según la ley islámica, las ejecuciones pueden de nuevo ser aplicadas', afirmó el hijo de Ashtiani, Sajad Ghaderzadeh, en una conferencia telefónica entre Teherán y París tras conocer la sentencia a muerte a su madre.

Ghaderzadeh, de 22 años, también anunció que su madre había recibido 99 latigazos (tortura a la que ya fue sometida en otra ocasión) como castigo por la publicación, el 28 de agosto, de una foto en The Times, en la que aparecía una mujer que no se cubría con el velo islámico. Dicha mujer fue identificada por error como Ashtiani. Pese a que el periódico pidió perdón por el fallo, la Justicia iraní aplicó igualmente ese castigo por el supuesto delito de 'corrupción e indecencia'. Ghaderzadeh ha acusado a las autoridades iraníes de utilizar el error de la foto como 'excusa para incrementar el acoso' contra su madre.

En 2009, más de 388 personas fueron ajusticiadas en Irán, según Amnistía Internacional 

Ashtiani, de 43 años, fue encarcelada en 2006 por mantener una 'relación ilícita' con dos hombres después de la muerte de su marido. Poco después, fue condenada a morir bajo la acusación de adulterio y por su presunta implicación en el fallecimiento de su esposo, que confesó en unas declaraciones televisadas que sus familiares aseguran que fueron obtenidas bajo tortura.

Irán es uno de los países que más presos ejecuta en el mundo. En 2009, más de 388 personas fueron ajusticiadas, según Amnistía Internacional (AI). Las ejecuciones de al menos 14 de ellas tuvieron lugar en público. Cinco de los sometidos a la pena capital fueron condenados por delitos cometidos cuando tenían menos de 18 años.

Según AI, otras siete mujeres y tres hombres están en peligro de ser lapidados en cualquier momento, y más de 135 jóvenes podrían ser ejecutados por supuestos delitos que cometieron cuando aún eran menores de edad.