Público
Público

Irán ya tiene uranio para dos bombas atómicas

La agencia nuclear de Naciones Unidas informa de que el régimen iraní ha producido en nueve meses mil kilos de uranio poco enriquecido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando la ONU adoptó el pasado 9 de junio la cuarta resolución de sanciones en cuatro años contra el programa nuclear de Irán, el presidente Mahmud Admadineyad declaró que esas medidas 'sólo sirven para tirar como un pañuelo usado'.

Este lunes, 24 horas después de que el líder iraní amenazara de nuevo con 'la desaparición geográfica y política' de Israel, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dio la razón, a su pesar, al líder de la República Islámica: la agencia nuclear de la ONU informó de que Irán ha producido 2.803 kilos de uranio poco enriquecido, una tonelada más que en el pasado noviembre. Es decir, una cantidad suficiente para construir dos o tres bombas nucleares si lograse enriquecerlo hasta un nivel de más del 85% de Uranio-235, proceso que necesita un largo tratamiento con miles de centrifugadoras en cadena.

El OIEA reiteró su preocupación por las posibles dimensiones militares del programa atómico iraní, bajo inspección internacional desde hace siete años. Las autoridades de Teherán inauguraron el 21 de agosto su primera central nuclear en Busher, al sur del país, para fabricar energía eléctrica, y la ONU había certificado que los iraníes no pueden producir armas allí.

Pero el OIEA afirma que Irán sigue violando las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Junta de Gobernadores de la organización atómica internacional.

'Irán no ofrece la cooperación necesaria para permitir al organismo confirmar que todos sus materiales nucleares son destinados a actividades pacíficas', lamenta el director general del OIEA, el japonés Yukiya Amano.

El Consejo de Seguridad de la ONU dictó desde 2006 cuatro rondas de sanciones diplomáticas, comerciales y nucleares contra Teherán, con el objetivo de impulsar un acuerdo dialogado. La ONU y el OIEA exigen que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio, que congele la construcción de un reactor de agua pesada y que aplique un régimen especial de inspecciones.

Busher no es la única planta en funcionamiento. Las autoridades iraníes, que siempre han defendido su derecho a desarrollar la energía nuclear (oficialmente para fines civiles y médicos), también tienen dos instalaciones de enriquecimiento de uranio en Qom y en Natanz, en el centro de Irán.

En su informe, el OIEA considera que de las casi tres toneladas de reservas de uranio poco enriquecido, 310 kilogramos han sido utilizados para producir unos 22 kilos de uranio enriquecido hasta el 20%, con los que pretende fabricar combustible para un reactor científico en Teherán.

Una tonelada de uranio poco enriquecido permite conseguir suficiente uranio altamente enriquecido para fabricar una bomba atómica, apuntan los expertos.

El Gobierno de Irán afirma que estas alegaciones son falsas y manipuladas, por lo que se niega debatir el asunto con el organismo nuclear de la ONU. Una actitud que llevó a la Administración de Barack Obama a promulgar el pasado 1 de julio una serie de sanciones económicas. Por su parte, la Casa Blanca califico de 'preocupante' al informe del OIEA.

El domingo, en visita oficial en Qatar, Ahmadineyad afirmó que su país 'está preparado y con capacidad para responder de forma contundente a cualquier agresión', aunque descartó que Israel o Estados Unidos vayan a atacar la República Islámica, ya que 'todos los rumores al respecto son mera guerra psicológica'. 'La Administración de EEUU no está en condiciones de entrar en una confrontación con Irán', añadió.