Público
Público

Yihadismo El Estado Islámico decapita a 15 de sus combatientes en el este de Afganistán

El portavoz del gobernador provincial de la provincia de Nangarhar achaca las ejecuciones a las luchas internas dentro de la organización yihadista. Además, En otro día sangriento en el país, un terrorista suicida mata al menos a ocho personas en Jalalabad, la capital provincial. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un miembro de las fuerzas de seguridad afganas vigila el lugar donde atentó este jueves el Estado Islámico en Jalalabad. | REUTERS

El Estado Islámico decapitó el jueves a 15 de sus propios combatientes debido a luchas internas en la provincia oriental de Nangarhar, en el este de Afganistán, según afirmaron funcionarios locales, mientras que un ataque suicida dejó al menos ocho muertos en la capital provincial, Jalalabad.

Ambos incidentes remarcan la inseguridad y anarquía en Afganistán, donde miles de civiles murieron o resultaron heridos este año, en medio de una violencia incesante que involucra a grupos militantes como el Estado Islámico y los talibanes.

En un día sangriento para la provincia, un suicida detonó explosivos adheridos a su cuerpo y mató al menos a ocho personas en una reunión de partidarios de un comandante de la policía que fue despedido por apropiarse ilegalmente de tierras.

No hubo una reivindicación del atentado ni indicios inmediatos de quién estuvo detrás del ataque contra la multitud en Jalalabad, que se había congregado para exigir la reinstauración del comandante, quien sobrevivió al atentado.

Un portavoz del hospital de Jalalabad confirmó la muerte de ocho personas y dijo que 15 resultaron heridas.

Nangarhar, en la frontera con Pakistán, se ha convertido en un bastión para el Estado Islámico, conocido generalmente como Daesh en Afganistán, y que se ha convertido en uno de los grupos militantes más peligrosos del país desde que apareció cerca de comienzos de 2015.

El portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyani, dijo que los 15 combatientes del Estado Islámico fueron ejecutados tras luchas internas del grupo, que se ha dado a conocer por su brutalidad. Las matanzas tuvieron lugar en el bazar de Surkh Ab, en el distrito de Achin.

No hubo más detalles disponibles y tampoco una confirmación por parte de Estado Islámico, cuya rama local es conocida como Estado Islámico en Khorasan, un nombre antiguo para el área que incluye al moderno Afganistán.