Público
Público

El Estado Islámico destruye la icónica mezquita de Mosul donde proclamó el califato

El portavoz de la comandancia de Operaciones Conjuntas asegura que el grupo terrorista destruyó con explosivos la mezquita de Al Nuri en su huída. Los yihadistas afirman, sin embargo, que la responsable es la coalición internacional

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

El minarete de la mezquita de An Nuri, en Mosul. REUTERS/Erik De Castro

El Estado Islámico (EI) destruyó hoy la mezquita Al Nuri, donde el líder del grupo terrorista, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó el califato el 29 de junio de 2014, situada en Mosul, en el norte de Irak, según informan medios locales.

Sin embargo, en un mensaje distribuido a través de la agencia Amaq, órgano de propaganda vinculado a los yihadistas, el EI acusó, por su parte, a la coalición internacional de destruir la mezquita en un bombardeo.

El portavoz de la comandancia de Operaciones Conjuntas, Yahya Rasul, dijo a la televisión kurda iraquí Rudaw que los combatientes del EI pusieron explosivos en el templo del siglo XII en su huida. Horas antes, las fuerzas iraquíes anunciaron que se disponían a irrumpir en la mezquita, destacada por su minarete inclinado, conocido como Al Hadba, "el jorobado".

Las fuerzas de seguridad iraquíes divulgaron imágenes captadas por cámaras aéreas en las que se ven las ruinas de la mezquita destruida. Un comandante de las Fuerzas Antiterroristas, Sami Kadem al Ardi, dijo a Efe que tras "violentos combates" iniciados esta madrugada y que se extendieron durante todo el día, sus unidades han llegado "a decenas de metros" del acceso de la mezquita.

Los extremistas están acorralados por las fuerzas iraquíes en las últimas calles que ocupan en el que fue su principal feudo en Irak, después de que el pasado lunes se anunciase la fase final de la ofensiva de Mosul.

La campaña de Mosul se inició el pasado octubre; en enero concluyó la liberación de los barrios al este del río Tigris y desde febrero las tropas iraquíes están combatiendo a los terroristas en el oeste de la ciudad, que antes de la ocupación del EI, en 2014, llegó a tener cerca de dos millones de habitantes.