Publicado: 20.05.2015 21:13 |Actualizado: 21.05.2015 13:18

El Estado Islámico
toma la ciudad siria
de Palmira

Las tropas fieles al Gobierno leal de Bashar Al Assad se retiraron este martes. La ruinas de la urbe siria tomada por el grupo yihadista están en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un tanque blindado sirio toma posición durante combates hoy, martes 19 de mayo de 2015, en el antiguo oasis de la ciudad de Palmira, ubicada casi a 215 kilómetros al noreste de Damasco (Siria). /EFE

Un tanque blindado sirio toma posición durante combates hoy, martes 19 de mayo de 2015, en el antiguo oasis de la ciudad de Palmira, ubicada casi a 215 kilómetros al noreste de Damasco (Siria). /EFE

BEIRUT.- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha tomado este miércoles Palmira, una ciudad clave por sus instalaciones militares y que, además, está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad elaborada por Naciones Unidas, según han informado diversas fuentes en Siria.

La televisión estatal, citada por Reuters, ha venido a confirmar esta noticia al anunciar la retirada de las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad, que llevaban todo el día intentando resistir el último envite de la organización terrorista.



El grupo terrorista ya controla más del 50% del territorio sirio, después de hacerse con la mayor parte del desierto central del país. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos precisó que los radicales dominan 95.000 kilómetros cuadrados de Siria y están presentes en nueve provincias: Homs, Al Raqa, Deir al Zur, Al Hasaka, Hama, Alepo, Damasco, Rif Damasco y Sueida.

De esta manera, los extremistas se extienden de este a oeste por una área que va desde el sur del monte Abdelaziz y el pueblo de Al Hul, en Al Hasaka (noreste), hasta la periferia de Marea, en Alepo (noroeste), pasando por casi toda Deir al Zur y Al Raqa (noreste) y el desierto central sirio.

Hacia el sur, los yihadistas controlan zonas al este de Damasco, así como partes del campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk y del distrito de Hayar al Asuad, al sur de la capital, y puntos del norte de Sueida (sur).

 

Además, en la provincia meridional de Deraa, hay grupos que se sospecha que son leales al EI.

Los radicales tienen en su poder la mayoría de los campos de gas del país, menos el yacimiento de Al Shaer, en el este de Homs y en manos del régimen, y el de Ramilan, en manos de las Unidades de Protección del Pueblo -milicias kurdo sirias-, en Al Hasaka.

El Estado Islámico proclamó a finales de junio de 2014 un califato en Siria e Irak.

Los extremistas han logrado expandirse en el territorio sirio pese a los bombardeos de la coalición internacional, iniciados el pasado 23 de septiembre.

Analistas consultados por Efe destacaron este miércoles que esos ataques aéreos son "ineficaces" y que lo que se necesita para frenar al EI son "botas sobre el terreno". 

Cae la ciudad de Palmira: un crimen cultural

"Cientos y cientos de estatuas que temíamos que serían destruidas y vendidas están ahora en lugares seguros", ha dicho el responsable de antigüedades del Gobierno, Mamun Abdulkarim. "El temor es por el museo y los grandes monumentos que no pueden ser trasladados", ha reconocido.

Abdulkarim ha considerado que "este ataque terrorista es una venganza del Estado Islámico contra la sociedad siria, pero también contra la civilización en general", por lo que ha reclamado el apoyo de la comunidad internacional.

"Es una batalla de todo el mundo", ha sostenido, al tiempo que ha lamentado la falta de respuesta global. "Confiamos en que la comunidad internacional no falle a la hora de defender Palmira, pero hasta ahora no hemos visto ninguna reacción", ha criticado, según SANA.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, ha recordado que "es imperativo que todas las partes respeten las obligaciones internacionales de proteger la herencia cultural durante el conflicto, evitando atacarla directamente, así como su uso para fines militares".