Publicado: 01.07.2015 20:54 |Actualizado: 01.07.2015 20:54

El Estado Islámico golpea el Sinaí egipcio y causa al menos 60 muertos

Una rama del grupo yihadista protagoniza una ofensiva en la provincia con una cadena de atentados suicidas y ataques contra puestos de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Cortina de humo tras uno de los ataques en la provincia del Norte del Sinaí. - REUTERS

Cortina de humo tras uno de los ataques en la provincia del Norte del Sinaí. - REUTERS

EL CAIRO.- La rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI), conocida como Wilayat Sina, ha golpeado este miércoles con fuerza la provincia del Norte del Sinaí egipcio, con una cadena de atentados suicidas y ataques contra puestos de seguridad que causó al menos 60 muertos. Una fuente de seguridad, que pidió el anonimato, informó que entre las seis decenas de víctimas se encuentran efectivos del Ejército y la Policía, y también civiles.

El portavoz del Ejército egipcio, Mohamed Samir, informó en un comunicado que unos 70 terroristas atacaron cinco puestos de control, lo que provocó la respuesta de las fuerzas de seguridad y unos choques que causaron la muerte a 39 radicales. Hasta el momento, la versión oficial del Ejército, ofrecida por Samir, no supera la decena de víctimas, entre muertos y heridos.

Un activista de la zona, que pidió el anonimato, explicó que, después del ataque, los yihadistas se desplegaron de forma masiva en la ciudad de Sheij Zuaed, implantaron explosivos en las carreteras y calles principales, y suspendieron la circulación de las ambulancias, aunque ya se han retirado de las calles.

"Pienso que el objetivo esta vez ha sido tomar el control del terreno y no solamente enfrentarse a las fuerzas de seguridad como pasa siempre", agregó el activista, que precisó que una hipotética intervención militar egipcia para expulsar a los radicales supondrá "una masacre" de civiles.



Sobre el terreno pueden verse aún cadáveres de civiles abandonados por las calles de Sheij Zuaed, señaló el activista, que agregó que ninguna de las partes controla la situación, que calificó de "muy frágil". Además, explicó que los yihadistas no se decidieron a lanzar esta ofensiva hasta que no alcanzaron cierto grado de confianza y apoyo popular en las zonas donde se desplegaron.

Granadas RPG contra cazas F-16

Uno de los ataques fue perpetrado por un suicida que hizo estallar un coche bomba en un puesto de control en la zona de Abu Rifai, en Sheij Zuaed, según las fuentes. Los yihadistas atacaron asimismo la comisaría de Al Arish, capital de la provincia del Norte del Sinaí, y otros puestos de seguridad, donde se enfrentaron a tiros con los efectivos del Ejército y la Policía.

En los ataques y los posteriores choques, los radicales están empleando granadas RPG y proyectiles de mortero, ametralladoras antiaéreas y artefactos explosivos. Por su parte, la aviación militar, con helicópteros Apache y cazas F-16, está respaldando con bombardeos a las fuerzas que luchan sobre el terreno.

En tanto, Wilayat Sina afirmó en un comunicado difundido en internet que "los leones del califato atacaron de forma simultánea más de quince posiciones del Ejército apóstata". El grupo terrorista también anunció que sus hombres tomaron el control total de varias posiciones y repelieron la aviación del Ejército y prosiguen combatiendo a los militares.

El analista egipcio y exresponsable de la seguridad egipcia Hatem Saber señaló en su perfil de Facebook que los terroristas decidieron cometer esta acción contra los nuevos puestos de control del Ejército en la zona porque estos les cortaban sus principales vías de suministro.

Mueren nueve miembros de los Hermanos Musulmanes

Los atentados terroristas han aumentado en Egipto, principalmente en el Sinaí contra las fuerzas de seguridad, desde el golpe militar de julio de 2013 contra el entonces presidente, el islamista Mohamed Mursi, del que el viernes se cumplirán dos años.

Este suceso coincidió con la muerte de nueve miembros de los Hermanos Musulmanes a manos de la Policía egipcia en el distrito Ciudad 6 de octubre, en la localidad de Guiza, vecina a El Cairo, entre ellas el abogado de la cofradía y antiguo miembro del Parlamento egipcio, Naser al Hafi. El vicedirector de la Policía Judicial de Guiza, Mashdi Abdelal, declaró al diario estatal Al Ahram que se produjo un intercambio de disparos entre las víctimas y las fuerzas de seguridad cuando estas se disponían a arrestarlas.

Este mismo miércoles, el Gobierno egipcio aprobó varias remodelaciones legislativas relacionadas con la lucha antiterrorista para endurecer las medidas gubernamentales contra el terrorismo y acelerar los procesos judiciales contra las personas acusadas de implicarse en ataques terroristas. 

Para que estos cambios pasen a formar parte del reglamento legal egipcio falta aún la aprobación del presidente, Abdelfatah al Sisi. El mandatario egipcio ha declarado la provincia del Norte del Sinaí zona de exclusión militar, ha impuesto allí el toque de queda y ha impedido el acceso a los medios de comunicación.