Publicado: 06.10.2014 13:39 |Actualizado: 06.10.2014 13:39

El Estado Islámico levanta su bandera al borde de la frontera con Turquía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Milicianos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) han logrado colocar su bandera en la localidad kurdo siria de Kobani, en la frontera con Turquía, tras un asalto de casi tres semanas, pero los kurdos que defienden el lugar dijeron que los insurgentes aún no habían llegado al centro de la urbe. En esta localidad se vienen produciendo fuertes enfrentamientos por el control de un punto estratégico. La bandra negra de EI se ha visto en lo alto de un edificio de cuatro plantas cercano a dónde se están produciendo los choques más intensos, según la agencia Reuters.

Fuentes de Kobani confirmaron que el grupo había izado su bandera, pero dijeron que las fuerzas kurdas han podido hasta el momento repeler el avance insurgente hacia el centro de la ciudad. "El Estado Islámico sólo ha ubicado una bandera en un edificio en el lado este de la ciudad", dijo Ismail Eskin, un periodista que se encuentra en la ciudad. "Esto no es dentro de la ciudad, está en el lado este. No están dentro de la ciudad. Los intensos enfrentamientos continúan", agregó.

La radical rama de Al Qaeda ha estado intentando apoderarse de la ciudad predominantemente kurda tras tomar grandes extensiones de territorio en Siria e Irak en los últimos meses. Los morteros han alcanzado zonas residenciales de Kobani y el fuego cruzado ha llegado también a territorio turco en los últimos días, pero los llamamientos de ayuda realizados por los kurdos hasta ahora no han tenido respuesta.

El Estado Islámico quiere tomar Kobani para consolidar su rápido avance en el norte de Irak y Siria. Las decapitaciones, asesinatos en masa y torturas que lleva a cabo el grupo se han extendido en varias regiones, donde las aldeas se encuentran vacías cuando aparecen las camionetas enarbolando la bandera negra del grupo insurgente. "Si entran a Kobani, será un cementerio para nosotros y para ellos. No vamos a dejarlos entrar a Kobani", dijo Esmat al-Sheikh, jefe de la Autoridad de Defensa Kobani el lunes por teléfono. "O ganamos o morimos. Vamos a resistir hasta el final", añadió.

Una columna de humo emerge de la ciudad siria de Kobani. EFE

Medio centenar de personas han muerto en las últimas horas en choques entre combatientes del Estado Islámico y milicianos kurdos en las inmediaciones de Kobani,  según el el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Según la ONG, de esas víctimas 19 eran miembros de las Unidades de Protección del Pueblo kurdo y 27 eran yihadistas, que perdieron la vida en combates al este y al oeste de la población.

El Observatorio apuntó, además, que dos suicidas del EI hicieron estallar tras la pasada medianoche sendos coches bomba de forma simultánea en el monte Mushtanur, tomado parcialmente por los yihadistas, y desde donde los kurdos lanzaban ataques contra ellos en las afueras de Kobani. Por el momento, se desconoce si el doble atentado ha causado bajas. Ayer, una suicida kurda cometió un ataque contra un cuartel de EI en los alrededores de Kobani.

Esta zona es una de las tres principales áreas kurdas de Siria y está rodeada por los radicales por su lado oriental, occidental y meridional, ya que por el norte limita con Turquía. El EI proclamó un califato en Irak y Siria a finales de junio, donde ha conquistado partes del norte y el centro de ambos países. Los ataques aéreos de aviones de guerra de Estados Unidos y de países del Golfo Pérsico no han logrado detener el avance de los islamistas, que han asediado la ciudad con artillería pesada.

Aviones militares británicos efectuaron un nuevo bombardeo contra objetivos del Estado Islámico (EI) en Irak, al atacar un edificio empleado por militantes de ese grupo yihadista, según confirmó este lunes el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Un portavoz oficial de esa cartera indicó que dos Tornados de las Fuerzas Aéreas británicas (RAF) emplearon durante la madrugada bombas de precisión láser Paveway para atacar a las fuerzas yihadistas que arremetían contra tropas iraquíes desde un edificio cercano a la localidad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad. Ambos aparatos británicos, que tienen su base aérea en Akrotiri (Chipre), reanudaron sus operaciones en apoyo a las fuerzas locales iraquíes tras haber hecho un parón, el pasado sábado, como señal de respeto a la celebración musulmana Eid.

Las fuerzas aéreas del Reino Unido se sumaron a la coalición internacional que opera desde el aire contra objetivos del EI en Irak tras haber recibido aprobación del Parlamento de Westminster el pasado 26 de septiembre. Desde el pasado agosto el Reino Unido tenía seis aviones Tornado en Chipre que sólo tomaban parte en operaciones de reconocimiento hasta que los diputados dieron luz verde para que se sumaran a los bombardeos. Los nuevos ataques aéreos de la RAF se conocen después de que el grupo islamista radical EI divulgara el pasado viernes un vídeo que aparentemente muestra la decapitación del cooperante británico Alan Henning, secuestrado en diciembre pasado en Siria y que sería el cuarto rehén occidental asesinado por los yihadistas en ese país.