Publicado: 15.11.2015 09:09 |Actualizado: 15.11.2015 11:43

Ismael Omar Mostefai, un parisino
de 29 años, identificado como uno
de los terroristas de la sala Bataclan

El atacante estaba fichado por los servicios secretos franceses por sus vínculos integristas, pero no estaba vigilado ni era objeto de seguimientos. La Policía detiene a siete personas de su entorno familiar. Encontrado uno de los coches utilizados por los terroristas.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
Homenaje durante una vigilia nocturna en París a las víctimas de los últimos atentados en la capital francesa, en Beirut y en Bagdad. - REUTERS

Homenaje durante una vigilia nocturna en París a las víctimas de los últimos atentados en la capital francesa, en Beirut y en Bagdad. - REUTERS

PARÍS. - Ismael Omar Mostefai. Es el primer identificado por la Policía de Francia como uno de los siete terroristas de los atentados de París. En concreto fue uno de los tres atacantes suicidas que mataron a al menos 89 personas en la sala Bataclan. Nacido en la propia capital francesa y de 29 años, estaba fichado por los servicios secretos por sus vínculos yihadistas, pero no estaba siendo vigilado, han indicado fuentes policiales citadas por el canal BFM TV. 

La Policía ha detenido este domingo a siete personas de su entorno familiar. Hasta ahora se sabía que habían sido detenidos sus padre y su hermano durante la tarde del sábado en sus respectivos domicilios de Romilly-sur-Seine y Bondoufle para que prestaran declaración. A ellos se han sumado otras cinco personas, entre ellas la mujer del hermano de Mostafei. Al ser un asunto de terrorismo, su arresto puede prolongarse hasta 96 horas antes de ser eventualmente presentados ante un juez.

Asimismo, los agentes han encontrado uno de los coches usados por los terroristas para los ataques. Se trata de un Seat León negro que, según varios testigos, fue empleado en los tiroteos contra los restaurantes de las calles Fontaine y Charonne. Fuentes policiales aseguran que el hallazgo evidencia que el grupo terrorista logró salir de París.



El hermano de Omar, de 34 años, acudió por su propia iniciativa a la Policía al enterarse de que Ismael estaba implicado en los atentados y, según Le Parisien, se manifestó sorprendido de que fuera uno de los terroristas de París. "Es una locura, un delirio", declaró ─de acuerdo al mismo diario─ a los policías que le interrogaban, a los que también dijo que no tenía contacto con él desde hacía años por "historias de familia" y que sabía que había estado en Argelia, el país de origen de su familia.

Mostefei, natural de Courcouronnes, un suburbio de París, fue identificado gracias a la huella dactilar del trozo de un dedo encontrado en el lugar donde había hecho saltar el chaleco de explosivos que llevaba cuando los policías dieron el asalto a la sala de conciertos, según ha precisado el diario Le Monde. La huella permitió remontar la pista del yihadista, un delincuente reincidente que había sido condenado en ocho ocasiones por delitos comunes ─aunque nunca había pasado por la cárcel─, y que desde 2010 estaba fichado por los servicios secretos porque se había detectado su radicalización religiosa, según indicó este sábado el fiscal de París, François Molins.

BFM TV precisó que no estaba siendo objeto de seguimientos, y que el hecho de estar fichado por los servicios secretos servía para que cualquier control policial permitiera saber si podía estar implicado en actividades delictivas. En cualquier caso, hasta el viernes no había aparecido implicado en ningún procedimiento terrorista.

Nacido en 1985, este "joven padre de raíces argelinas" tenía "dos hermanos y dos hermanas", asegura por su parte el Diario de Centro, citado por Le Monde. Según este último periódico, Mostefai posiblemente viajó a Siria durante varios meses en el invierno de 2013-2014, algo que está pendiente de verificar. Se sabe que acudía con frecuencia a una mezquita de Lucé, en el departamento de Eure et Loir.

Divididos en tres equipos

La noche del viernes, 13 de noviembre, Mostefai fue uno de los tres hombres armados con fusiles Kalashnikov y con chalecos explosivos que dispararon contra las decenas de personas que había en el interior de Bataclan para posteriormente hacer estallar los dispositivos. Divididos en tres equipos y pertrechados con un material bélico similar, los siete terroristas suicidas que asesinaron a 129 personas en París y dejaron además 352 heridos, 99 de ellos muy graves, actuaron "muy coordinados" y a las órdenes del Estado Islámico (EI), según las primeras conclusiones presentadas por el fiscal Molins.

Los seis diferentes ataques se llevaron a cabo en apenas unos minutos, los que transcurrieron entre las 21.20 hora local (20.20 GMT) y las 21.53 hora local (20.53 GMT), cuando los terroristas tirotearon contra bares de una concurrida zona de la capital e hicieron detonar sus cinturones de explosivos. Solo se prolongó la toma de rehenes en Bataclan, hasta más allá de la medianoche, cuando la policía lanzó su asalto final.

La primera explosión causó la muerte de un terrorista suicida y de otra persona por la metralla, junto al Stade de France, en la periferia parisina, donde Francia y Alemania disputaban un partido amistoso. Cinco minutos después, dos individuos abrieron fuego de manera indiscriminada contra las terrazas de los bares "Le Carrillon" y "Petit Cambodge" en la calle Alibert, cerca del canal de Saint Martin, a varios kilómetros del estadio de fútbol. Los terroristas llegaron en un coche y mataron a 15 personas, mientras que otras diez resultaron gravemente heridas.

A las 21.30 (20.30 GMT), una nueva explosión en la puerta H del estadio mató a un segundo suicida. Iba equipado, como el resto de todos los implicados en la masacre, con un cinturón confeccionado con explosivos rudimentarios y altamente volátiles. Sólo dos minutos después, un nuevo tiroteo junto al bar "A la bonne bière" perpetrado por dos individuos equipados con armas automáticas a bordo del Seat negro encontrado este domingo provocó la muerte de cinco personas y la evacuación de ocho heridos de extrema gravedad.

Otro tiroteo, contra un local en la calle Charonne (19 muertos, 9 heridos graves), y dos explosiones suicidas más, en el céntrico bulevar Voltaire y junto al Stade de France, fueron el preludio del masivo secuestro de cientos de personas en la sala Bataclan. Los tres terroristas que tomaron el local hicieron continuas alusiones a Siria e Irak.

La intervención de las fuerzas especiales de la policía francesa acabó con el asalto y con la vida de los terroristas ─dos de los cuales detonaron sus cinturones explosivos─ sobre las 00.20 (23.20 GMT). Junto al Stade de France, las fuerzas de seguridad hallaron también un pasaporte sirio de un joven nacido en 1990 que, según Molins, no estaba fichado por los servicios de inteligencia franceses.

Uno de los vehículos utilizados por los terroristas, un Volkswagen Polo negro matriculado en Bélgica, fue alquilado por un francés residente en ese país, que posteriormente, tras ser detectado en la frontera belga fue detenido junto a otras dos personas en la región de Bruselas. El Estado Islámico, recordó Molins, ha reivindicado a través de un vídeo, un comunicado y un montaje sonoro los actos terroristas.