Publicado: 21.07.2014 18:53 |Actualizado: 21.07.2014 18:53

Israel ataca un hospital en Gaza y causa cuatro muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro palestinos han muerto y más 50 han resultado heridas en un ataque israelí contra el Hospital de Al Aqsa, en el centro de la Franja de Gaza, según informa la agencia de noticias palestina Maan. Un proyectil impactó en el tercer piso del centro sanitario, que aloja la unidad de cuidados intensivos y varios quirófanos. Otros proyectiles han caído en las inmediaciones del hospital.

Los responsables del centro han iniciado ya la evacuación de los internos y han solicitado la ayuda de Cruz Roja para esta operación. Israel no ha respondido aún por el ataque, aunque anteriormente ha acusado a Hamás de utilizar hospitales para ocultarse y almacenar armas. 

A los muertos en el hospital hay que sumar los otros once que han dejado los ataques del Ejército israelí desde el aire y por disparos de artillería en las últimas horas. Uno de los ataques tuvo como objetivo un edificio en el barrio Rimal del centro de la ciudad de Gaza, donde fallecieron ocho personas, entre ellos cuatro niños. De acuerdo al portavoz del Ministerio de Sanidad en Gaza, Ashraf al Qedra, en otro bombardeo contra una casa del barrio Shahaíya, al este de la capital de la franja, fallecieron tres civiles, que al igual que los muertos en el otro ataque, fueron trasladados al hospital Shifa de Gaza.

Estos dos últimos ataques se produjeron después de otro en el que cuatro personas murieron y otras cincuenta resultaron heridas por fuego de artillería contra el hospital Al Aqsa de la localidad de Deir Al Balah, en el centro de la franja. Horas antes, cinco personas, tres niños y dos mujeres de la misma familia, perecieron en otro bombardeo de cazas israelíes sobre su vivienda, en la parte noroeste de la ciudad de Gaza. Con las últimas muertes, el Ministerio de Sanidad en Gaza cifró en 540 los palestinos fallecidos y más de 3.200 los heridos en la operación israelí en curso (conocida como "Margen protector") y que se inició el pasado 8 de julio. Hamás y su brazo armado, las "Brigadas Azedín al Kasam", difundieron a través de mensajes de texto que los combates terrestres proseguían al norte, este y región central de la franja, así como el lanzamiento de cohetes al sur y centro de Israel.

En medio de los esfuerzos diplomáticos en la arena internacional para un alto el fuego, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió de que la ofensiva militar en la franja será aún más intensa y seguirá hasta que los israelíes estén seguros. "El Ejército israelí está progresando en el terreno de acuerdo a lo programado. Los logros en el campo de batalla son claros. Estoy impresionado con las operaciones para destruir los túneles que han logrado resultados por encima de las expectativas", manifestó Netanyahu en una visita a posiciones militares en el sur de Israel.

Acompañado por el titular de Defensa, Moshé Yaalón, y el jefe del Estado Mayor, el general Beny Gantz, el primer ministro alentó a las tropas en su labor, pese a las bajas sufridas en los últimos días a raíz del inicio de la incursión terrestre en Gaza el pasado jueves. "En nombre del pueblo israelí digo a todos nuestros soldados en el campo de batalla que estamos orgullosos de vuestra fortaleza de espíritu y rezamos por vuestra seguridad. La campaña militar es compleja y enfrentará momentos difíciles, pero soy optimista en que juntos podremos alcanzar los objetivos que nos hemos fijado", apostilló.

Las declaraciones de Netanyahu tienen lugar en medio de un baile diplomático en el que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viaja hacia El Cairo para sumarse a los esfuerzos internacionales para lograr un alto el fuego. Kerry y otros diplomáticos buscan que se reanude la tregua entre palestinos e israelíes dentro de los términos de un acuerdo logrado en noviembre de 2012, entonces con mediación egipcia. En las gestiones participa también el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien ya se encuentra en la región.

En paralelo, varios ministros israelíes han expresado sus reservas sobre estas gestiones diplomáticas destinadas a lograr un cese de hostilidades en la zona. Algunos de ellos, incluso sugirieron que las tropas israelíes permanezcan en partes de la Franja de Gaza, como el ministro de Comunicaciones, Guilad Erdán, quien aseguró que hasta que Israel no destruya los múltiples túneles subterráneos empleados por las milicias palestinas no debería aceptar un alto el fuego. "Debemos estudiar la posibilidad de dejar una presencia del Ejército israelí en partes del norte de Gaza", expuso. Y el titular de Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, consideró durante una visita a un hospital israelí "que la lucha continuará durante un largo período de tiempo y podría conllevar más escaladas. El principal objetivo es golpear a Hamás y destruir su infraestructura".