Público
Público

Israel busca una investigación a su medida sobre el abordaje

Tel Aviv quiere designar a los miembros de la comisión y limitar sus competencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una investigación limitada del abordaje de la flotilla de Gaza que redunde en beneficio de Israel es la idea que acaricia, aunque con dudas, el primer ministro Binyamin Netanyahu para contrarrestar la comisión de investigación independiente que designará el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de manera similar a la comisión Goldstone que investigó la invasión de Gaza de 2009 y que tanto daño causó a la imagen exterior del Estado judío.

En medios políticos hebreos se da como muy probable el establecimiento de una comisión israelí e incluso no se descarta la creación de una comisión internacional que esté supervisada por Estados Unidos, siempre y cuando se garantice que no perjudicará a los dirigentes políticos y responsables militares de Israel.

'Una comisión de este tipo podría limpiar la imagen de Netanyahu'

'Precisamente una comisión internacional de ese tipo podría limpiar la imagen de Netanyahu y (del ministro de Defensa) Ehud Barak que ahora está empañada, y demostrar que los soldados que intervinieron en la operación actuaron en defensa propia', indicaron fuentes diplomáticas.

El Gabinete está dividido. Netanyahu no se acaba de decidir aunque cree que la comisión le podría proporcionar ciertas ventajas. Barak se opone en principio, pero estaría dispuesto a considerar la cuestión si se le garantiza que no tendrá competencias sobre él ni sobre los militares en general. El titular de Justicia, Yaakov Neeman, está a favor puesto que le ve algunas ventajas. Y también está a favor el jefe del Estado Mayor, el general Gabi Ashkenazi.

El miércoles, Netanyahu se reunió con Barak y Neeman, y aunque los tres no alcanzaron un acuerdo, decidieron reanudar pronto las consultas. El primer ministro mostró su preferencia por una comisión que esté presidida por un jurista israelí de renombre, si bien este tipo de comisiones se sabe cómo empiezan pero no cómo acaban, lo que es un riesgo considerable.

El Gobierno israelí no quiere repetir el coste político de la guerra de Líbano

La comisión Vinograd que investigó la guerra de Líbano de 2006 acabó muy mal. Provocó la dimisión del ministro de Defensa, Amir Peretz, la del jefe del Estado Mayor, Dan Halutz, y estuvo a punto de costarle el cargo al primer ministro Ehud Olmert. Estableció como hechos probados una serie de errores garrafales en la toma de decisiones y en las tácticas que el ejército aplicó en Líbano.

Existe una propuesta alternativa de EEUU que prevé la creación de una comisión que esté presidida por dos personalidades, una estadounidense y otra israelí, y que tenga, a un nivel inferior, a consultores de varios países occidentales que no puedan decidir nada sin la aquiescencia de los presidentes. Netanyahu quiere conocer más detalles de esta iniciativa antes de decidir. Probablemente, no tomará una decisión hasta el último momento, cuando ya sea inevitable.