Publicado: 30.10.2014 10:40 |Actualizado: 30.10.2014 10:40

Israel cierra la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel ha decidido de manera unilateral cerrar la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, tanto para las visitas como la oración de los musulmanes. "Es la primera vez que el santuario está cerrado para los que rezan. No podemos entender esta escalada de las autoridades israelíes contra nuestros lugares sagrados. Es un paso muy peligroso que sólo añade gasolina a la pira que ha comenzado a arder en la ciudad vieja", denunció el jeque Azam Tamimi, director de Awqaf, responsable de la gestión del recinto.

La Policía israelí bloquea todos los accesos al lugar, en el que se encuentra la venerada mezquita de al Aqsa, después de que anoche un presunto pistolero palestino hiriera de gravedad al rabino Yehuda Glick, uno de los ultraderechistas judíos más activos en la exigencia del cambio del status quo de la explanada. Es la primera vez que la citada explanada, conocida por los judíos como Monte del Templo, es cerrada al rezo musulmán en 40 años y la primera vez que se impiden las visitas turísticas desde que en 2001 el ex primer ministro israelí Ariel Sharon entrara en ella, preludio de la segunda Intifada. Según ha anunciado, el Gobierno de Israel pretende reabrir mañana, viernes, la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar más sagrado del islam.

"Es un paso muy peligroso que sólo añade gasolina a la pira que ha comenzado a arder en la ciudad vieja", denuncia el director de Awqaf

Los servicios de inteligencia (Shin Bet) aseguraron haber matado a un exconvicto palestino, identificado como Mutanaz Hijazi, de 32 años, al que perseguían por el intento de asesinato del ultra cuando trataban de arrestarlo en Abu Tor, un barrio de Jerusalén Este. Glick, de nacionalidad estadounidense, recibió tres tiros a la salida del centro Menachen Begin tras dar una conferencia sobre la explanada, donde los judíos creen que estuvo el santuario destruido hace 2.000 años por el emperador Tito y donde ahora se levanta la mezquita de Al Aqsa.

 

Israel cierra la Explanada de las Mezquitas

 

Testigos citados por la web Walla explicaron que un hombre se acercó a Glick al término de la conferencia, le pidió que se identificara y le descerrajó tres tiros a escasa distancia. Según las informaciones publicadas por el diario israelí The Jerusalem Post, el sospechoso del ataque murió durante un tiroteo después de que se negara a ser arrestado tras una operación en su vivienda. De momento, ninguna organización armada ha asumido la autoría del intento de asesinato del rabino.

Glick es un habitual del Muro de las Lamentaciones y dirige la organización de extrema derecha y mesiánica "Creyentes del Monte del Templo", que pretende reconstruir el citado santuario en el lugar en el que ahora se alza la mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca, una de los edificios emblemáticos del arte islámico. A su conferencia, titulada Israel regresa al monte del Templo, asistieron los parlamentarios Moshe Feiglin, Eliyahu Ben-Dahan y Miri Regev. El estadounidense, de 50 años, suele organizar las polémicas visitas de judíos a la explanada. Ahora, según medios locales, se debate entre la vida y la muerte.

Glick dirige la organización de extrema derecha y mesiánica 'Creyentes del Monte del Templo'

El suceso ha elevado al máximo la tensión en Jerusalén, bajo estado de máxima alerta policial. Ese clima ya era palpable desde que a principios de julio tres ultranacionalistas judíos mataran a un adolescente palestino en la zona Este en venganza por el asesinato, a manos de exconvictos islamistas, de tres estudiantes israelíes cerca de la colonia de Gush Etzion. Desde entonces, los barrios árabes son escenario casi diario de enfrentamientos entre la policía israelí, grupos de jóvenes palestinos y colonos judios.

Esa tensión se disparó la semana pasada, después de que dos personas -entre ellas un bebé de tres meses- perdieran la vida a manos de un conductor kamikaze que arrolló a los pasajeros en un anden del tranvía de Jerusalén. Y se redobló el lunes, una vez que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció nuevas construcciones en los barrios del Este, que los palestinos reclaman como su capital.

Este miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió en una sesión de urgencia, reclamada por uno de sus miembros, Jordania, para analizar, una vez más, la situación en Palestina. La organización se limitó a dar la voz de alarma ante el aumento de la violencia y expresó su frustración por el conflicto. La reunión acabó con quejas múltiples y sin resoluciones.

Existe desde hace varias semanas un proyecto de resolución árabe que busca fijar una fecha límite para poner fin a la ocupación israelí de los territorios palestinos, pero aunque fue mencionado en la sesión de ayer, el texto ni siquiera llegó a la mesa. La iniciativa fue presentada por el líder palestino Mahmud Abás cuando intervino en las sesiones de alto nivel de la reciente Asamblea General de la ONU. El texto no tiene ninguna esperanza de éxito ya que, previsiblemente, será vetado por alguno de los países con asiento permanente en el consejo, principalmente Estados Unidos, el mejor aliado de Israel.