Público
Público

Israel corta Gaza en tres y busca milicianos tras tomar posiciones

La invasión terrestre ha partido en tres la Franja de Gaza. Con la etapa  "Arrancar de raíz", Israel persigue la destrucción de la "infraestructura terrorista". Durante l

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel sigue masacrando Gaza desde que en la noche del viernes decidiera llevar a cabo la incursión militar que había anunciado. La franja ha quedado dividida en tres en una nueva fase de la operación que desde este sábado se desarrolla por tierra, mar y aire, con el objetivo declarado de reducir al máximo a Hamás.

Sin embargo, ese propósito está dejando un goteo de muertes civiles preocupante. Las agencias de noticias hablaban esta mañana de 70 muertos palestinos durante la noche, la mayoría civiles, y de un soldado israelí. Las cifras se elevan ya a 93 después de que los hospitales comunicaran la muerte de otras 23 personas este lunes por la mañana.

Entre ellos se encuentran los siete miembros de una familia, que fallecieron tras una explosión en su casa de Gaza, según fuentes médicas palestinas, mientras que un proyectil de tanque mató a una mujer y a sus tres hijos.

Por ello, las autoridades egipcias, que se encuentran reunidas desde anoche con una misión de la UE encabezada por el jefe de la diplomacia europea, Javier  Solana, han hecho un llamamiento a Hamás para que acepte una tregua inmediata. A la espera de la llegada del presidente francés, Nicolas Sarkozy, hoy ha sido el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien acusó a Israel de cometer 'actos inhumanos' en Gaza que provocarán su destrucción.

Con el veto de EEUU y Reino Unido a exigir desde Naciones Unidas un alto el fuego inmediato, la comunidad internacional espera impaciente al resultado de las reuniones que Sarkozy mantendrá con las autoridades israelíes en Egipto.

Mientras la diplomacia se mueve, el ejército israelí prosigue su hostigamiento a la sitiada Gaza. Las tropas apostadas en la frontera desde que empezaron los bombardeos, hace ya 10 días, entraron en la Franja en la noche del sábado.

El objetivo de Israel es acabar con las posiciones de Hamás, desde donde lanza sus cohetes Qassam. Las operaciones, que empezaron hace ya ocho días, han causado la muerte de más de 500 palestinos, al menos una cuarta parte civiles, según la ONU, y cerca de 3.000 heridos. 

El Ejército israelí ha dividido la franja en tres y prácticamente ha rodeado la ciudad de Gaza mientras soldados y milicianos mantienen puntuales y desiguales enfrentamientos en numerosos lugares de la mitad norte que hasta anoche habían costado la vida a unos 70 palestinos, la mayoría civiles, y un soldado israelí. Las primeras informaciones este lunes apuntan a que otros 23 palestinos han muerto en diversos ataques. Al menos un oficial y cinco soldados israelíes han resultado heridos.

La pasada noche, la fuerza aérea atacó otros 30 objetivos, entre ellos una mezquita y distintos túneles subterráneos en la frontera con Egipto, mientras los navíos de guerra destrozaron edificios costeros de Hamás y un búnker donde presuntamente se almacenaban cohetes palestinos, señaló el Ejército en un comunicado.

'La aviación atacó una mezquita en Jabaliya, donde se almacenaba armamento, así como casas con arsenales de armas, vehículos que transportaban lanzaproyectiles y hombres armados', según un portavoz militar citado por AFP.


Las fuerzas israelíes han cortado virtualmente la franja en tres, tras tomar posiciones, lo que impide el moverse libremente dentro del territorio a su millón y medio de habitantes.

La nueva etapa, denominada 'Arrancar de raíz', se basa en la búsqueda de escondites de armas y milicianos, según medios locales.

Unos ochenta tanques, vehículos blindados y excavadoras israelíes han tomado posición en el antiguo asentamiento judío de Mitzarin, a unos tres kilómetros al sur de la capital de Gaza.

En la ciudad de Gaza, las calles están desiertas y se oyen sólo los aviones israelíes y el fuego de explosiones y disparos de artillería.

Israel, que ayer mantuvo cerradas las fronteras con Gaza, anunció que permitirá hoy la entrada de ochenta camiones de ayuda humanitaria por el paso de Kerem Shalom; de 20.000 litros de combusible por Nahal Oz; y de nacionales de otros países por Erez, precisó un portavoz militar.

En la invasión participan miles de tropas de Infantería, Ingenieros, Artillería y tanques apoyadas por la aviación, la marina y varias agencias de Inteligencia.

Las tropas israelíes han aislado de facto la ciudad de Gaza para evitar que las milicias palestinas reciban refuerzos, lo que impide el libre movimiento dentro del territorio a su millón y medio de habitantes.

Unos ochenta tanques, vehículos blindados y excavadoras israelíes han tomado posición en el antiguo asentamiento judío de Mitzarin, a unos tres kilómetros al sur de la capital de Gaza.

Pese a la invasión, los grupos armados de Gaza han logrado hoy lanzar tres cohetes contra el Estado judío, aunque el número es mucho menor que antes de la incursión terrestre. Durante el domingo, los militantes lograron lanzar 40 proyectiles hiriendo a cinco personas.

En la ciudad de Gaza, las calles están desiertas y sólo se oyen los aviones israelíes y el fuego de explosiones y disparos de artillería. Algunos palestinos han optado por refugiarse en viviendas de sus parientes situadas en zonas de la franja que consideran menos peligrosas.

Así, por ejemplo, cientos de residentes del barrio Al Atatera de Beit Lahiya, en el norte de Gaza, han abandonado sus hogares para ir al centro de Yabalia, situado a unos tres kilómetros, informa hoy el diario Yediot Aharonot.

Las familias cubrieron la distancia a pie por miedo a que Israel confundiera sus automóviles con los vehículos de los milicianos y lo bombardease.

'Lo percibimos como una nueva naqba', dijo al rotativo uno de los desplazados, en referencia a la huida o expulsión de 700.000 palestinos de sus casas durante la guerra que siguió a la creación del Estado de Israel en 1948.

Las tropas entraron el sábado por el norte y el este de la franja y ocuparon varias áreas muy extensas alrededor de Beit Hanun, Beit Lahiya y Yabaliya, los lugares desde donde habitualmente los milicianos disparan los cohetes contra Israel.

Los tanques que entraron desde el este subieron hacia el norte y se detuvieron al sur de la ciudad de Gaza, en el mismo lugar donde hasta el 2005 estuvo el asentamiento judío de Netzarim, al tiempo que cortaban la comunicación entre el norte y el sur.

Con los principales líderes de Hamás ocultos en la ciudad de Gaza, el Ejército tiene la opción de entrar a buscarlos. Sería una operación arriesgada, aunque no se puede descartar, máxime si las milicias siguen disparando.

La ofensiva se lleva a cabo casa por casa , lo que pone en peligro la vida de los civiles. Mientras, los milicianos eluden el contacto directo en la medida de lo posible y actúan con tácticas de guerrilla. Los pueblos más afectados son Beit Lahiya, Beit Hanun y Yabaliya, así como el campo de refugiados de Yabaliya.

La infantería cuenta con el apoyo de tanques, cazas, helicópteros y buques de guerra.

Las detenciones de civiles son masivas y no suelen afectar a la actividad de los milicianos. Algunos guerrilleros se han convertido en francotiradores y aprovechan la complejidad del terreno para disparar contra los soldados sin arriesgar demasiado.

Fuentes médicas del hospital Shifa, el mayor de Gaza, manifestaron que la mayoría de los cadáveres y heridos que han recibido en las últimas horas son civiles. Entre los fallecidos ayer se encuentran una mujer y sus cuatro hijos que fueron alcanzados por una bomba que disparó un caza cuando se encontraban en su casa en el barrio Tufah de Gaza. Dos de los niños tenían uno y dos años de edad.

Otros cuatro niños fallecieron en varios bombardeos aéreos contra Beit Lahiya, también al norte de la franja. Estos ataques causaron en total diez muertos y treinta heridos, todos civiles. Un bombardeo aéreo, esta vez en Rafah, costó la vida a un líder de las milicias del Frente Democrático, su padre, dos hermanos y un sobrino. Otros dos bombardeos acabaron con la vida de tres militantes de Hamás, sin contar con los milicianos que murieron en los combates. En el lado israelí hay una treintena de soldados heridos.