Público
Público

Israel desafía a Obama y acelera los asentamientos

El número de colonos judíos establecidos en los territorios ocupados de Cisjordania supera los 300.000 por primera vez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un informe interno elaborado por el Ejército israelí revela que el número de colonos judíos que residen en los asentamientos que hay en Cisjordania supera por primera vez los 300.000, un dato que refleja la intensidad de la construcción israelí en los territorios ocupados, en abierto desafío a las reiteradas exigencias del presidente de EEUU, Barack Obama.

El informe se circunscribe a los asentamientos de Cisjordania y no tiene en cuenta la colonización de Jerusalén Este, donde se estima que el número de israelíes ya supera los 200.000 y por lo tanto es mayor que el número de palestinos que residen en el sector ocupado de la ciudad santa.

Además de 304.569 en Cisjordania, hay otros 200.000 judíos en Jerusalén Este

El informe, filtrado al diario Haaretz, recoge los datos que el Ejército ha compilado a lo largo de los seis primeros meses de 2009 y cifra con precisión en 304.569 el número de colonos en Cisjordania, señalando que sólo durante la primera mitad de este año su número ha crecido en un 2,3%.

Algunos analistas indican que el crecimiento será sensiblemente superior incluso durante la segunda mitad del año, puesto que muchas familias israelíes cambian de residencia en el transcurso de los meses de verano.

Los analistas creen que la colonización aumentará aún más después del verano

La presión de Estados Unidos para que Israel deje de construir en Cisjordania no ha dado ningún resultado hasta ahora, y en la mayoría de los asentamientos se ven edificios en proceso de construcción.

Sólo en el asentamiento de Modiin Ilit, situado del lado palestino de la línea verde, entre Tel Aviv y Jerusalén, el número de colonos que han ido a vivir allí en los seis primeros meses se eleva a 1.879, lo que representa un incremento del 4,5%. En la colonia de Beitar Ilit hay 1.074 nuevos colonos, tras un incremento del 3,1%.

George Mitchell, el enviado especial de Obama, que estos días se encuentra en Israel, no ha conseguido persuadir a sus interlocutores de la necesidad de acabar con las obras en Cisjordania. Fuentes israelíes sostienen que Binyamin Netanyahu sólo cederá, y bajo ciertas condiciones, a un acuerdo que contemple la continuidad de las obras en curso y una congelación 'temporal' en el resto de Cisjordania.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, condiciona la reanudación de las negociaciones con Israel a una congelación total de la construcción en los territorios ocupados, pero parece muy difícil que consiga su objetivo.

Una situación particularmente crítica se da en la zona ocupada de Jerusalén, donde las autoridades israelíes permiten la expansión judía sin hacer caso a las peticiones de la comunidad internacional. En los últimos días, EEUU y Francia han instado a Israel a cesar sus actividades en Jerusalén Este sin obtener ninguna respuesta satisfactoria.

Cuando se celebró la Conferencia de Madrid en 1991, vivían en Cisjordania unos 50.000 colonos. Desde entonces su número se ha multiplicado por seis y los israelíes han logrado consolidar la ocupación hasta un punto que ahora parece ya casi irreversible.

Desde 1991, los dirigentes israelíes de todos los partidos políticos mantienen un discurso engañoso que ha logrado dar un vuelco a la situación demográfica en Jerusalén Este y Cisjordania sin que los países occidentales hayan reaccionado en ningún momento.