Público
Público

Israel lanza una ofensiva diplomática contra la resolución de la ONU que censura sus asentamientos

"No nos cabe duda de que la Administración Obama estuvo detrás de su gestación, la apoyó, coordinó su redacción y exigió su aprobación", ha dicho Netanyahu

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, en una reunión de su gobierno este 25 de diciembre. EFE

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, en una reunión de su gobierno este 25 de diciembre. EFE

JERUSALÉN.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, trasladó este domingo al embajador estadounidense en Tel Aviv, Dan Shapiro, una queja oficial por la abstención el viernes de su país en la votación de una resolución contra los asentamientos judíos, informan medios locales.

En una reunión que tuvo lugar a última hora de la tarde en Jerusalén, y de la que no ha trascendido ninguna información ni su duración, Netanyahu le reiteró la indignación de Israel con el texto de la resolución, que considera ilegales los asentamientos judíos en el territorio ocupado de Cisjordania y Jerusalén Este.

La resolución, que obtuvo catorce votos a favor, fue aprobada gracias a la crucial abstención de Washington, que ponía fin así a décadas de apoyo incondicional a su aliado en el Consejo de Seguridad y de vetos reiterativos en cualquier cuestión relacionada con el conflicto palestino-israelí.

Netanyahu llamó ayer a consultas a sus embajadores en Nueva Zelanda y Senegal y suspendió a este último país toda ayuda financiera, medida también aplicada a 4 organismos de la ONU

Por la mañana, en la reunión del Consejo de Ministros, Netanyahu ya había acusado al presidente Barack Obama y al secretario de Estado, John Kerry, de haber maquinado la resolución. "De la información que tenemos, no nos cabe duda de que la Administración Obama estuvo detrás de su gestación, la apoyó, coordinó su redacción y exigió su aprobación", afirmó.

Horas antes el ministro de Medio Ambiente, Zeev Elkin, reveló que había constatado con las autoridades de Ucrania, miembro del Consejo, que Washington les exigió el voto a favor, cuando Kiev se inclinaba por la abstención.

Inmediatamente después de la reunión con el embajador estadounidense, Netanyahu acudió al Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado del judaísmo y situado en la parte ocupada de Jerusalén, para encender junto con todos sus ministros la segunda vela de la fiesta judía de Janucá.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ofrece un discurso junto al asentamiento judío de Jabal Abu Ghneim, en Cisjordania. - REUTERS

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ofrece un discurso junto al asentamiento judío de Jabal Abu Ghneim, en Cisjordania. - REUTERS

"No tenía previsto venir aquí esta noche, pero a raíz de la resolución de la ONU, pensé que no había mejor lugar para encender las velas que el Muro de las Lamentaciones", afirmó. Y declaró: "El Muro de las Lamentaciones no es territorio ocupado. El barrio judío de la ciudad vieja no está ocupado. Los otros lugares no están ocupados. Por tanto, no aceptamos, no podemos aceptar, esta resolución".

Netanyahu convoca a los embajadores

El Gobierno de Israel ha convocado a los embajadores de los países del Consejo de Seguridad de la ONU para censurarles su apoyo a la resolución que el viernes declaró ilegales las colonias judías, mientras la derecha nacionalista exige "anexionar" partes del territorio palestino ocupado de Cisjordania.


La derecha nacionalista exige "anexionar" partes del territorio palestino ocupado de Cisjordania

Uno tras otro, los representantes de China, Francia, Rusia, Gran Bretaña, España (que preside el Consejo este mes), Egipto, Japón, Ucrania, Uruguay y Angola han ido visitando a sus interlocutores en el Ministerio de Exteriores en Jerusalén para una "reunión de clarificación", según fuentes diplomáticas.

Las fuentes explicaron que debido a que este domingo ha sido día de Navidad —el diario progresista Haaretz comparaba la situación con "convocar a un diplomático israelí en Yom Kipur", el día más sagrado del judaísmo— algunos de los embajadores no se encuentran en el país, por lo que han acudido sus segundos o encargados de negocios.

Fuentes diplomáticas españolas en Tel Aviv confirmaron la recepción de la convocatoria y que acudiría el encargado de negocios en este momento, Miguel Moro Aguilar, segundo del embajador Fernando Carderar Soler.

Los únicos países que no han sido convocados a "clarificación" han sido Venezuela y Malasia, con los que Israel no tiene relaciones diplomáticas, y Nueva Zelanda y Senegal, que no tienen embajador. Estos cuatro países apadrinaron la resolución después de que Egipto, redactor original, la retirase de la mesa del Consejo por presiones de Israel.

Netanyahu llamó ayer a consultas a sus embajadores en Nueva Zelanda y Senegal y suspendió a este último país toda cooperación y ayuda financiera, una medida también aplicada a cuatro organismos de la ONU.

"Hay dos alternativas: rendirse o soberanía. Rendirse y ceder lo hemos intentado desde hace 25 años. Ha llegado el momento de pasar a la soberanía"

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, ordenó hoy al Ejército la suspensión de los contactos de carácter "civil y político" con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en una decisión que no afecta por ahora a la cooperación en materia de seguridad. La resolución domina desde el viernes casi toda la agenda política israelí, con llamamientos como el del ministro y líder de un partido procolonización, Naftalí Bennet, para anexionarse las zonas C de Cisjordania, que representan algo más de la mitad del territorio palestino.

"Hay dos alternativas: rendirse o soberanía. Rendirse y ceder lo hemos intentado desde hace 25 años. Ha llegado el momento de pasar a la soberanía", afirmó en declaraciones que recoge Ynet. Las zonas C, según los acuerdos de Oslo, son aquellas en las que Israel mantiene el control absoluto, mientras las A están bajo control de la ANP y las B son de control compartido.

Pero Netanyahu pidió este domingo que se rebajen las demandas de anexión o construcción masiva en las colonias, dado el temor a una nueva resolución de la ONU, quizás acompañada de sanciones, antes de que Obama abandone la Casa Blanca.