Público
Público

Israel mata a 20 jóvenes en la frontera con Siria

Las víctimas conmemoraban el aniversario de la derrota árabe en 1967

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejército israelí ha abatido a unos 20 jóvenes palestinos y sirios que se acercaron demasiado a la valla que separa el Golán sirio del Golán ocupado por Israel, en una jornada que los palestinos dedicaban a recordar el día en que se inició la guerra de 1967. Los árabes conocen este conflicto como Naksa o 'derrota', tras la que Israel ocupó Cisjordania, Gaza, los Altos del Golán y el Sinaí. La estimación de víctimas es de la televisión siria, que informó de más de 325 de heridos y dijo que la mayoría de los muertos son palestinos.

Israel parece haber establecido un orden de comportamiento que aplica con los palestinos según su lugar de residencia. Los mejor tratados son los del interior de Israel; después los de Cisjordania, después los de la franja de Gaza, y finalmente los refugiados de los países árabes. Así, por ejemplo, los soldados utilizan gases lacrimógenos para dispersar a los palestinos de Cisjordania, y sólo ocasionalmente abren fuego contra ellos. Pero contra los refugiados palestinos de la diáspora se emplean francotiradores militares con munición real.

El diario Haaretz reveló que los soldados habían recibido instrucciones para disparar primero al aire y luego 'a las piernas' contra cualquier refugiado que tratara de cruzar la frontera. Pero en el Golán, los soldados gritaban por megáfono: 'Mataremos a cualquiera que intente cruzar la frontera', confirmando que los palestinos de la diáspora constituyen el grupo peor tratado por Israel.

Mientras en Cisjordania se registraron algunos incidentes, la frontera libanesa permaneció tranquila. Fuentes políticas israelíes indicaron que el primer ministro, Binyamín Netanyahu, instó a Estados Unidos a que presionara a Líbano para que no permitiera a los palestinos manifestarse cerca de la frontera. El Ejército libanés declaró la región fronteriza con Israel zona militar cerrada y los refugiados tuvieron que celebrar manifestaciones en los campos de refugiados.

Esta situación no se repitió en el Golán debido en parte a que el Gobierno de Damasco quería apartar la atención de las protestas que decenas de millares de sirios realizan a diario contra el régimen de Bashar al Asad. El mes pasado un familiar de Al Asad advirtió de que si no hay calma en Siria tampoco la habrá en Israel.

En Damasco creen que las protestas contra el régimen desde marzo fueron impulsadas por EEUU e Israel, de manera que consideran legítimo atacar a Israel a través del Golán. Lo que resulta más difícil de explicar es por qué Hizbolá no se sumó a las protestas, aunque su canal de televisión las transmitió en directo.