Público
Público

Israel mata a 30 palestinos en poco más más de 24 horas

Olmert responde a los cohetes Qassam con F-16 y Apaches

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La aviación israelí mató durante el día de ayer a 19 palestinos en la franja de Gaza, incluidos cuatro niños y un bebé. Con ello se elevó a 30 el número de palestinos muertos en poco más de 24 horas, con siete menores de edad, uno de ellos un bebé de sólo seis meses, entre estas víctimas. En el mismo periodo ha fallecido un israelí, de 47 años y padre de cuatro hijos, por un cohete Qassam en la ciudad de Sderot.

La última espiral de violencia se inició el miércoles cuando Israel mató a cinco milicianos de Hamás y la organización fundamentalista respondió con más de 50 cohetes.
Los milicianos continuaron disparando ayer más de una veintena de cohetes contra Sderot y, además, dirigieron ocho cohetes Katyusha contra Ashkelón, una ciudad de más de 100.000 habitantes, causando dos heridos leves.

Durante todo el día, la aviación hebrea realizó un sinfín de incursiones en la franja, usando cazas F-16, helicópteros Apache y aviones no tripulados, que dejaron más de 60 heridos además de los muertos.

En uno de estos ataques perdieron la vida cuatro niños, de 10, 12, 13 y 15 años, que jugaban a fútbol. En otro, falleció el bebé de seis meses.
Hamás ha optado por mantener un pulso abierto con Israel a pesar de la poderosa maquinaria que tiene en frente, un Ejército que no duda en utilizar su letal arsenal de una manera desmedida.

A la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que estaba en Tokio, le preguntaron si en su reunión con el primer ministro Ehud Olmert le había pedido que Israel no usara "fuerza desproporcionada". Rice contestó que ésa no era la cuestión y responsabilizó a Hamás de lo que está ocurriendo.

Resistencia

Forzado por los acontecimientos, el presidente palestino, Mahmud Abás, insinuó que no descarta en el futuro la posibilidad de recurrir a una eventual resistencia armada. "En la presente coyuntura me opongo a la resistencia armada porque no podremos lograr el éxito con ella, pero quizá en el futuro las cosas sean diferentes".

El portavoz de la agencia de la ONU para los refugiados, Christopher Gunness, condenó "enérgicamente" la muerte de civiles y pidió a Israel que cumpla la ley internacional. Sin embargo, el Gobierno israelí sabe que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y con el inestimable silencio cómplice de Europa.

Olmert amenazó en Tokio a los líderes de Hamás, pero éstos parecen haberse ocultado bajo tierra y por ahora han quedado fuera del alcance de los misiles.

Uno de los muertos fue un miliciano hijo de Jalil al-Haya, un dirigente de Hamás que se mostró orgulloso de que su hijo haya engrosado la larga lista de "mártires".
"Le agradezco a Dios este regalo. Es el décimo miembro de mi familia que tiene el honor de convertirse en mártir", manifestó Al-Haya en la morgue del hospital Shifa.